Reina durmió en las dunas del Nihuil

El gran trabajo de la primera etapa motivó a Alicia Reina. Encaró el pasado lunes la segunda con muchas expectativas, en la que conoció al verdadero Dakar. En la madrugada de ayer decidió parar a dormir y continuar rumbo a San Rafael, desde donde siguió la travesía. Los que estaban en Punta del Agua, en cercanías de San Rafael, vieron aparecer la Toyota que maneja Reina caída de punta hacía la izquierda, lo que indicaba que venía con serios problemas mecánicos. En medio de la gente, decidió con su navegante Carlos D. Pelayo parar a reparar, porque sino existía el riesgo que la rotura fuera mayor y debiera abandonar. Reina y Pelayo pasaron la noche en las dunas del Nihuil, acompañados por José L. Di Palma y su navegante, quienes con más experiencia les aconsejaron descansar y con las primeras luces reanudar la travesía. Antes de las 9:45 de ayer, Reina ingresó al vivac de San Rafael, donde el equipo trabajó en tiempo récord para repasar la camioneta, mientras que piloto y navegante se dieron un baño antes de desayunar. Un rato después, volvieron a la ruta y a las 15:13 largaron la tercera etapa. “Se desprendió un amortiguador y si seguían podían romper más la camioneta. Durmieron en el Nihuil, por suerte entraron a horario y van a seguir”, comentó Adrián Farroni, el marido de Alicia, quien coordina todos los movimientos del equipo y hasta llegó al lugar donde pararon a reparar para ayudar. Alicia se mostró con ganas de seguir, destacando que “es lo menos que podemos hacer por la cantidad de gente que nos hizo el aguante, nos esperó hasta que reparamos y reanudamos a las 20:50 la etapa. Mientras aguante la camioneta, nosotros no vamos a aflojar. Ahora sabemos bien cómo es el Dakar”.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios