Reubicaron a tres estudiantes

VILLA REGINA (AVR).- El ataque que sufrió el martes Ana Jara en el barrio San Martín, volvió a desnudar la problemática de violencia e inseguridad con la que se vive en dicha barriada. La agresión no fue un hecho aislado, sino que existen otros antecedentes de hechos violentos por parte de grupos de personas hacia vecinos del mismo barrio.

Una agresión que recién trascendió tuvo como víctima a tres jóvenes estudiantes del Asentamiento Universitario de esta ciudad, quienes a raíz de una agresión que sufrieron el jueves de la semana anterior, tuvieron que ser reubicadas en otras residencias.

El hecho no quedó allí, sino que además, el departamento que habitaban fue atacado con piedras arrojadas a sus ventanas, y hasta habrían intentado ingresar al tratar de romper la puerta de acceso.

La agresión fue denunciada tanto a la Policía provincial como Federal, según indicaron responsables del asentamiento, por tratarse de estudiantes de una universidad nacional.

Según se pudo saber, algunos de los atacantes tendrían antecedentes por este tipo de hechos, porque incluso hace poco más de un mes estuvieron detenidos acusados de intentar incendiar un departamento con varios menores en el interior, y agredir a dos personas, familiares de los menores. Verónica Franco, a cargo del Departamento de Bienestar Universitario del Asentamiento reginense de la UNC, relató que el ataque contra las estudiantes ocurrió el jueves de la semana anterior, cuando dos de ellas salieron del departamento acompañadas por un amigo.

«Cuando salieron del departamento comenzaron a agredirlos verbalmente, pero luego atacaron al joven, y cuando las estudiantes intentaron dar aviso a la policía, las amenazaron de muerte. Luego pudieron subir al auto del joven que las acompañaba y allí les arrojaron piedras» relató Franco.

Indicó que la tercer estudiante, que permanecía dentro de la vivienda no se enteró de lo sucedido hasta algunos minutos más tarde.

Ante el temor de que pudiera ocurrir otro ataque, las tres jóvenes decidieron salir del departamento y pasar la noche en viviendas de amigos. «A la mañana siguiente, cuando fuimos a retirar sus pertenencias, pudimos apreciar que habían intentado ingresar al departamento que se encuentra en el segundo piso del nucleo S. Habían pateado varias veces la puerta, pero ésta no había cedido; y posteriormente comprobamos que habían arrojado piedras contra las ventanas».


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios