River pasó del éxtasis al martirio

Mereció ganar, pero Brown lo empató en el final. Se fue sin punta y silbado.



#

fútbol de afa

Miles y miles de gargantas pedían con ansias, con fervor, que caiga el segundo gol. Se hizo esperar, pero llegó y lo hizo desde la cabeza del pequeñínDaniel Villalba. Partido liquidado, pensaron muchos, pero a los 45 del segundo tiempo apareció Hernán Zanni, empató para Brown de Madryn y enmudeció el Monumental. Luego, muchas de esas gargantas dejaron escapar fuertes silbidos que cayeron como piedras sobre los jugadores de River.

El 2-2 final complicó al Millo, que ahora quedó a dos puntos del líder Rosario Central. Es más, hoy podría ser igualado en la tabla por Instituto. Además, el próximo fin de semana deberá visitar al Canaya en el Gigante de Arroyito.

Rosario había ganado más temprano y le metía presión al equipo de Matías Almeyda. Por eso River salió con todo desde el vestuario y a los 2’ tuvo una chance clarísima Ocampo, que disparó por arriba. Brown de Madryn contestó por duplicado: primero a los 15 con un cabezazo de Klusener que se perdió por arriba y a los 17 con un golazo de Gastón Bottino, quien escaló desde mitad de cancha, combinó bien con Giménez, entró al área y definió bárbaro, a tres dedos.

A River le costó salir del trance, pero lo hizo con paciencia y fútbol. Arrinconó a su rival, le generó situaciones y empató el juego a los 33, cuando Fernando Cavenaghi clavó un tiro libre de novela. Desde ahí y hasta el final de la etapa se lo perdieron Trezeguet y Ocampo, y el arquero Pereyra hizo una enorme atajado ante el franco-argentino.

El segundo tiempo fue todo de River. A los 36 segundos Trezeguet sacó una volea, Pereyra la tocó y la pelota pegó en el travesaño. Almeyda mandó a la cancha a Alejandro Domínguez y el Chori fue por momentos imparable. Brown tuvo una ocasión clarísima a los 14, pero Giménez definió muy mal ante Vega y dos minutos más tarde Cavenaghi lo perdió adentro del área. A los 17 el Torito no llegó a coronar una buena jugada del Chori y luego volvió a fallar Ocampo de derecha. River era mucho más y merecía un gol que finalmente llegó a los 33, cuando el Keko Villalba se anticipó a Stang y cabeceó a la red. Pudo aumentar Trezeguet, pero no era su noche y cuando el Monumental era una fiesta, la defensa local quedó mal parada, Zanni se volvió imparable y definió cruzado. Sólo quedó tiempo para un disparo de Funes Mori que se perdió lejos, y para que los hinchas descarguen su indignación.

DyN

Brown se llevó un resultado histórico del Monumental, mientras que para River la noche acabó con enorme frustración.


Comentarios


River pasó del éxtasis al martirio