Ryan Reynolds y el terror de pasar estado semanas en un ataúd

El actor Ryan Reynolds sufrió una auténtica tortura a causa de su nueva película, “Buried”, pues el personaje que interpreta permanece desde el principio al fin dentro de un ataúd.

“Fue el peor rodaje de mi vida”, se quejó el astro hollywoodense en una conversación que mantuvo en de Hamburgo para el programa de televisión “TV Movie”.

“Estuve tres semanas en un ataúd”, contó. Como el actor quería huir permanentemente del incómodo sitio, el equipo de filmación llegó a cerrar el cajón con un gancho para impedírselo.

“A partir de la mitad del rodaje empecé a sangrar en diversas partes del cuerpo. Tenía heridas en todos lados, me destrocé los hombros”, detalló el actor.

En la estrecha claustrofobia de su prisión, el astro de 33 años se acostumbró finalmente y pudo a superar el miedo. “Siempre pude reprimir con éxito ese tipo de sentimientos”, señaló Ryan. “No en vano vengo de una familia de policías. En casa el miedo no se conoce”, se jactó.

Sin embargo, admitió que a lo que más teme es a una “muerte larga y dolorosa”. La vida de Reinolds estuvo ya en peligro dos veces: primero, cuando al tirarse desde un avión uno de sus paracaídas no se abrió, y segundo, una vez que lo encañonaron con un arma.

dpa


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios