Saiz levantó el guante y replicó con dureza a Verani

Por primera vez de manera pública,

Por primera vez de manera pública y con una dureza poco habitual en su verbo, el gobernador Miguel Saiz respondió a las declaraciones de Pablo Verani.

• «Yo no tengo que carajear para demostrar mi autoridad. Son bravuconadas».

• «Hablan de cambios, pero nunca miran la viga en su propio ojo».

• «Hay que hacer revisionismo y recordar qué hizo Verani».

Estas fueron algunas de las reacciones expresadas por Saiz frente a la entrevista de Verani con «Río Negro», publicada ayer.

El mandatario casi nunca llama al periodismo. Ayer se comunicó en dos ocasiones con «Río Negro». Quería responder sin intermediaciones.

Cerca de las 10 había leído en su despacho la entrevista en la página web, en compañía del secretario privado, Daniel López. Antes lo había anoticiado el ministro Iván Lázzeri.

El diario impreso llegó a Viedma más tarde porque la impresión se demoró por la cobertura del campeonato de Boca. Un triunfo que Saiz ayer no disfrutó frente a los sinsabores por las declaraciones del ex gobernador.

Mientras leía, Saiz recibía llamados con opiniones. «Ahora sí voy por la presidencia del Comité. Si quiere la reelección, habrá interna», sentenció entre los suyos y otros no tanto.

Por su parte, Verani llamó a miembros del Comité y los convocó al agasajo de hoy con la prensa. El ex mandatario relativizó sus dichos. «Miguel, no puede enojarse porque lo defendí a él y a sus ministros», decía.

Para entonces, el gobernador no perdía oportunidad de responder cada afirmación de su antecesor. Lo reiteró a sus ministros sin pudor. La situación incomodó al ministro Pablo Verani. «Ya tengo demasiado con lo mío», se desligó el contador.

Las siguientes son las afirmaciones de Saiz en sus dos llamadas a «Río Negro»:

• «Cinco días después, no recibí todavía las grabaciones del Plenario. Ni ninguna acta. Sólo hablamos de generalidades mientras mirábamos el partido de Boca». (N/R: Verani dijo a «Río Negro» que el miércoles le había entregado grabaciones).

• «¿Qué este gobierno no camina? No falté a ningún aniversario de los pueblos. Yo hice más de 120.000 kilómetros. Ni hablar de los que hizo el ministro (Juan) Accatino. Todos los ministros recorren la provincia».

• «Yo nunca perdí ninguna elección en Roca por 5.000 votos. No sé de qué habla. ¿Quién le habrá pasado ese número al oído? En el 2003 perdimos por 1.700 votos y la intendencia por 230». (N/R: Verani afirmó que se estaba 5.000 votos abajo y que se había logrado revertir esa desventaja).

• «Siempre piden cambiar, pero siempre miran la paja en el ojo ajeno y nunca la viga en el propio. Nada dicen de sus hombres en el gobierno».

• «Hay que hacer una revisión histórica de la gestión de Verani. Habla como si fuera un gallinero el gobierno, como si en el suyo no hubieran existido conflictos. No hago juicio de valor de los funcionarios, pero hay que recordar las de (José Luis) Rodríguez con (Daniel) Sartor, los conflictos de (Daniel) Balduini, las de (Gustavo) Martínez con (Miguel) Irigoyen. ¿O no eran conflictos?».

• «Siempre quiero escuchar opiniones para mis decisiones, pero eso no significa debilidad. No tengo que carajear para tener autoridad. Es una bravuconada. Hay que recordar cuando decía que si no firmaba el decreto entonces se tenía que ir –como ocurrió con el ministro Rodrigo en la coparticipación– y después no paso nada».

El análisis de la COR

El vicegobernador Mario De Rege reunió antenoche a la Corriente de Opinión Rionegrina. En el cónclave viedmense -que reunió a unas 200 personas- también se escucharon críticas.

No existieron dirigentes provinciales. Se anunció al intendente Alberto Icare, que no llegó a tiempo y hubo asistencia variada: ex funcionarios del Ejecutivo, como Alejandro Marenco y Aldo Serra. También extrapartidarios y dirigentes barriales, como Susana Salamanca y Cristina Marcellini. Otro comensal fue el ex secretario de Turismo, Germán Jalabert.

De Rege fue prevenido y optó por un mensaje leído. Asumió con autocrítica y habló de las causas de la derrota. Compartió el impacto del fenómeno «K» aunque recordó que otros oficialismos provinciales igualmente ganaron.

Defendió el trabajo del partido, entendió que faltó comunicación de las obras y mensajes locales. Advirtió sobre el método de selección del candidato. Criticó la actitud del gobierno hacia Icare: sin obras de acompañamiento -salvo el Hospital- y además se lo enfrentó en la CEB. (AV)


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios