San Lorenzo se unió y prepara el cumpleaños de la «abuela Pinilla»

El barrio neuquino festejará los cien años de su vecina más querida

NEUQUEN (AN).- «Por suerte ya conseguimos la música, porque es una fiesta no un velorio», bromea Juana Ancamil Garrido. Es que esta mujer, más conocida como la «abuela Pinilla» en el barrio San Lorenzo, cumplirá 100 años el próximo lunes y para celebrarlos organizó una fiesta en el polideportivo e invitó a todos vecinos del barrio. «Si llego al lunes, voy a tener una gran fiesta», vaticina.

Todo surgió de una idea de Raquel Pinilla (38), una de sus hijas. Semanas atrás decidió hacer este particular festejo «porque somos gente del barrio y nuestra familia es el barrio». A los pocos días consiguió el respaldo de la comisión vecinal de San Lorenzo Sur y de un grupo de vecinos que en forma conjunta comenzaron a trabajar para que la «abuela Pinilla» tenga su fiesta que se hará desde las 18 en el polideportivo del barrio.

¿Cuántos invitados hay? «Todo el barrio», dice Raquel, hija adoptiva desde los 10 años. ¿Cómo invitarán a los vecinos? «El sábado y el domingo una vecina va a salir con el auto y unos altavoces sobre el techo para que todos se enteren y puedan ir», explica. En general los preparativos marchan bien: «Ya conseguimos la música, hay vecinos que van a hacer pizzas, otros llevan las bebidas y otro grupo se va encargar de adornar el lugar», relata la hija. Aunque hay un detalle que la desvela al igual que a su madre: «No podemos conseguir alguien que nos haga la torta, porque tiene que ser grande».

Y ninguna de las dos está en condiciones de hacerse cargo de la compra de la torta. Raquel tiene nueve hijos a los que sostiene con un subsidio de 150 pesos mensuales y las cajas y tickets de comida que reparte el gobierno provincial y municipal. Su madre, es pensionada, y vive con 130 pesos y la asistencia de recibe del PAMI y del municipio y la provincia.

La «abuela Pinilla» llegó a esta provincia hace 40 años y desde mediados de los '80 vive en San Lorenzo. Nació en el sur de Chile y vino a Aluminé acompañando a su marido que trabajaba de maquinista. Hace una década quedó viuda y hoy vive sola, a un par de cuadras de la casa de su hija. El reconocimiento en el barrio no lo consiguió sólo con los años, sino también con otras actividades que realizó y en las que se destacó: corrió maratones cuando superaba los 70 años y luego se coronó como reina del barrio.

Asegura que de salud está bien y que la fórmula consiste «en no dejarse estar; yo salga todos los días a caminar para visitar a mis vecinos». Aunque admite emocionada hasta la lágrimas que nunca imaginó que llegaría a los 100 porque «tengo un problema en el corazón que a veces me complica la salud».

La fiesta promete ser multitudinaria, no sólo por el reconocimiento que logró en el barrio la abuela, sino también porque estarán sus 19 nietos, cuatro binietos y la otra hija de 56 años que viajará desde Formosa para estar presente.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios