San Martín aún conmovida por el terrible choque

La ciudad cordillerana no sale todavía del impacto. Las dos heridas graves se hallan estables en Neuquén

Patricio Rodríguez

SAN MARTÍN DE LOS ANDES (ASM).- Dos de las víctimas del fatal accidente ocurrido el miércoles sobre Cuesta de los Andes, fueron derivadas a un centro asistencial de la capital de la provincia, en grave estado aunque compensadas y estabilizadas, según confirmó a este diario el director del hospital Ramón Carrillo, Juan Cabrera. En tanto, el hecho produjo honda conmoción en la ciudad, al punto que diversas radios recogieron la palabra de decenas de oyentes, y entre ellos el relato de testigos que aún no salían de su asombro por el dantesco cuadro. La derivación se realizó en sendas ambulancias que recorrieron en tándem los 450 kilómetros hasta el sanatorio San Lucas, donde Tamara Rodríguez, de 18 años, y su pequeña hermana (cuyo nombre no fue suministrado oficialmente) permanecían internadas al cierre de este despacho. Según explicó Cabrera a este diario, Tamara sufrió fractura de cráneo y lesiones en rostro, además de otras heridas, en tanto que la niña presentaba traumatismo cerrado de abdomen y fractura de fémur, también entre otras consecuencias del fortísimo encontronazo del vehículo en el que viajaban con un minibús. Como informó ayer este diario, el conductor del Fíat Duna, Alejandro Vidal, falleció en la misma jornada producto de fracturas de cráneo y rostro. Los tres ocupantes de ese vehículo salieron despedidos tras la colisión. Cabrera confirmó que otras tres personas, entre ellas un niño, que viajaban en el minibús quedaron internadas en observación en el hospital local, aunque sin riesgo de vida. En total, el hospital recibió a 16 pacientes trasladados en ambulancias del nosocomio y de Bomberos Voluntarios. En ese sentido, el jefe del centro de salud destacó la precisión y coordinación del operativo montado con las distintas instituciones para el socorro de las víctimas. Conviene recordar que el hospital local lleva casi 40 días de virtual parálisis por el conflicto salarial de los trabajadores de la salud, pero al momento del accidente muchos de los profesionales y personal en huelga se acercaron a colaborar con los colegas que estaban en la guardia La colisión se produjo poco antes de las 16 del miércoles, en plena Cuesta de los Andes, sobre el acceso Este al casco histórico de la ciudad desde ruta 234. En el Duna viajaban los tres ocupantes ya señalados, mientras que el minibús trasladaba a un contingente de niños y adultos de la escuela albergue de villa Lolog, que precisamente culminaban el ciclo escolar septiembre-mayo. La violencia del encontronazo fue tal, que el rodado de menor porte -patente AGG 430- se partió en dos pedazos. El minibús se desplazaba en sentido este-oeste, para ingresar al casco histórico de la ciudad, en tanto que el Duna lo hacía en sentido contrario.

Alumnos de la escuela albergue de villa Lolog, que iban a bordo del minibús, en el momento de ser auxiliados por bomberos.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora