Si no hay viento, la balsa no puede cruzar a Guardia Mitre

Se fundió la lancha que impulsaba la balsa y ahora dependen del viento para ponerla en marcha.

Evangelina Martínez

GUARDIA MITRE (AV).- Otra vez Guardia Mitre en riesgo de la incomunicación. La lancha que impulsaba la balsa se rompió hace más de una semana y sólo actúa la intensidad del viento a favor o en contra de una u otra orilla para ponerla en movimiento. En estos últimos días sólo cruzar el río Negro hacia Guardia Mitre significa entre 20 minutos y media hora. La intensa lluvia caída que registró 50 milímetros en el casco urbano agravó la situación porque empeoró el camino de tierra que une la localidad rionegrina con Patagones, una alternativa ante un caso de emergencia. Pero la intransitabilidad de esta vía producto de la acumulación de agua sólo deja como puente de comunicación la balsa que según la dirección e intensidad del viento cruza en un tiempo normal de dos minutos o significa un lento paso sobre el agua para los vehículos y sus ocupantes. Para la gente y el intendente Miguel De Masi la preocupación es que se presente una emergencia de salud que no pueda ser contenida en el hospital local. No obstante nada fácil ha sido el cruce en estos días con una prolongada espera en el medio del río bajo una copiosa lluvia e intenso viento. Por más experiencia de los lugareños para muchos los nervios se pusieron a prueba. Esta no es la primera vez que amenaza con naufragar esta vía de comunicación en Guardia Mitre, situación que afecta a todos incluidos los docentes que a diario concurren a dictar clases. Semana Santa se aproxima y se cumplirán dos años del hundimiento de la balsa que tradicionalmente se utilizaba con un tiro eléctrico. Un domingo amaneció semi sumergida en el río pero fue rescatada, trasladada a los talleres de Viarse para su reparación que espera desde entonces. En su reemplazo fue colocada una más antigua que para moverse requería del impulso de una lancha, cuyo motor ahora se fundió. Esta embarcación fue adquirida en la gestión el exgobernador Mario Franco hace más de 35 años. El reclamo municipal es permanente desde aquel accidente. Recién tuvo respuesta en noviembre del año pasado cuando el gobernador, Alberto Weretilneck, entregó $100.000 para la compra de los repuestos necesarios para que regresara a prestar servicios en Guardia Mitre.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios