Sin re-re ni “sucesor natural”

En primer plano, la resolución del conflicto con los “fondos buitre” y el acuerdo con Irán por AMIA.

Redacción

Por Redacción

DE DOMINGO A DOMINGO

Archivo

ARNALDO PAGANETTI arnaldopaganetti@rionegro.com.ar

En un año políticamente signado por el resultado de las legislativas de octubre, la presidenta Cristina Fernández fijó pautas que giraron sobre la inseguridad, la democratización de la Justicia, la resolución del conflicto con los “fondos buitre” que se dirime en los tribunales de Nueva York y el acuerdo con la República Islámica de Irán, en un intento por destrabar la causa y avanzar en el esclarecimiento del atentado contra el edificio de la mutual judía, en 1994, que dejó un saldo de 85 muertos. Al inaugurar las sesiones parlamentarias, y anunciar iniciativas que en marzo remitirá al Congreso con el fin, entre otros, de que los miembros del Consejo de la Magistratura “sean elegidos por el pueblo” y no entre sí, despejó una duda que tenía en vilo a la oposición: aseguró que ningún proyecto servirá de “excusa” para reformar la Constitución y habilitar la re-re. A pesar de esa definición, que subordina los anhelos de eternidad a la hoy lejana posibilidad de que el kirchnerismo alcance la mayoría calificada de los dos tercios en ambas Cámaras, varios de sus principales comodines, un día antes, buscaron “poner en caja” las ambiciones del gobernador de Buenos Aires. Es que Daniel Scioli, sin la venia de la “conductora”, se arroga el título de “sucesor natural”. Y no se priva, en tal sentido, de desarrollar un estilo con agenda propia, que incluye reuniones, entre otros, con los denostados Hugo Moyano, de la CGT rebelde; Mauricio Macri, jefe de gobierno porteño y Julio Cobos, a quien los K le colocaron el sambenito de “traidor”. Las señales para imponer disciplina incluyeron las advertencias de los diputados Agustín Rossi y Julián Domínguez. “El único liderazgo es el de Cristina”, recitó el representante de Santa Fe, luego de soportar en su terruño la renuncia con graves imputaciones en su contra de la legisladora María Eugenia Bielsa. “En el 2015 vamos a estar donde Cristina quiera que estemos”, ratificó el bonaerense con aspiraciones de alcanzar la sede gubernativa de La Plata. Andrés “Cuervo” Larroque, después de intercambiar insultos con la diputada del PRO, Laura Alonso, habló del “milagro” abierto el 25 de mayo de 2003, cuando “Néstor Kirchner vino a rescatarnos” y “abrió este proceso de liberación”. Y el que abundó conceptualmente los trazos del proyecto, al cierre de un seminario sobre políticas públicas, fue el vicegobernador de Buenos Aires, Gabriel Mariotto. Las estocadas hacia Scioli, esta vez, evitaron heridas letales, pero dejaron en claro que tendrá que ponerse “en línea” con la Nación. Mariotto definió al proceso que se inició en 1880 y se prolongó hasta 1916, como una etapa de liberalismo que se abrazó al campo agroexportador a “expensas de la tragedia social”. Describió que desde 1916 hasta 1976, con interrupciones, hubo un Estado keynesiano que apuntó a la industrialización y a la sustitución de importaciones. “Con el golpe del ´76 llegaron los bayones y la especulación financiera de (José) Martínez de Hoz”, apuntó para detenerse luego en el “cambio de paradigmas” establecido por Kirchner que ahora está tratando de “blindar” Cristina, para prolongarlo durante 100 años. Sin mencionar a Scioli, avisó que las provincias deben complementar la tarea de la Nación y “no pulsear con nadie”. Demandó terminar con la “rosca, la politiquería barata” y ponerse a gestionar y controlar el gasto En coincidencia, en su discurso en el Congreso, la presidenta, al desmenuzar su modelo de crecimiento con inclusión social, cargó las tintas sobre las responsabilidades de los gobernadores. En especial criticó, sin nombrar, a los titulares de los Ejecutivos de la capital federal, Buenos Aires y Córdoba, por esquivarle el bulto a las responsabilidades cuando asumen compromisos crediticios o se presentan casos de inseguridad. Mariotto al describir el contexto internacional, ubicó a la Argentina de Cristina al lado de la Venezuela de Hugo Chávez, la Bolivia de Evo Morales, el Brasil de Dilma Rousseff y Lula, el Ecuador de Rafael Correa y el Uruguay de José “Pepe” Mujica. Y tras aseverar que “las potencias hegemónicas están en problemas y no son tan hegemónicas”, rescató el papel, “en un mundo al que le falta un tornillo”, de la India, China y Rusia. Si se entrelazan las exposiciones de Mariotto y Cristina, se percibe el “relato” único que anida en el núcleo más compacto del kirchnerismo. Es que Cristina, al comentar el envío del vicepresidente Amado Boudou a las negociaciones que se realizan en los tribunales de Nueva York, afirmó que se trata de un “leading case” económico, financiero y político por situaciones de quebranto que pueden afectar a otras naciones. Y avisó que luego de reestructurarse el 93 por ciento de la deuda externa, el país ofrecerá al 7 por ciento de los “fondos buitre” pagarles de la misma manera; esto es, con similar quita e iguales plazos. Se detuvo también Cristina en el inquietante caso AMIA. Explicó que sólo la anima “conocer la verdad” y no ser una pieza más en el tablero de ajedrez internacional. Desnudó el hecho de que nada se informa del atentado contra la Embajada de Israel, perpetrado en 1992, y cuya investigación está a cargo de la Corte Suprema de Justicia. Desmintió acuerdos nucleares con Irán e incrementos de comercio de cereales. “Mi gobierno no negocia nada porque es líder en materia de no proliferación nuclear”, señalo. ¿Y por qué firmo el memorando?, se preguntó. Respondió: “Porque hago frente a los problemas. Podía haber dejado la causa paralizada. Pero mi personalidad no da para hacer la plancha. Quiero saber lo que pasó adentro, y lo que pasó afuera. Quiénes fueron los que encubrieron y los que escondieron pruebas… ¿Qué es lo que puede pasar si no cumple (por Irán)?: estar igual que ahora”.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios