Skirlas celebra 30 años de metal

Los años pasan, pero no las ganas de hacer rock. Cacho Lobello recuerda los comienzos de la banda que hace historia en Roca y que esta noche festeja con un recital en El Biombo.



Skirlas festeja tres décadas con la misma fuerza.

Skirlas festeja tres décadas con la misma fuerza.

A comienzo de los 80 el metal ya corría en las venas de los valletanos, y la roquense Skirlas es una banda de thrash metal que unió a los amantes del género. El grupo cumple sus primeros 30 años, pero no para, sigue en el ruedo con los festejos y nuevos proyectos. Río Negro habló con Eduardo Antonio “Cacho” Lobello, compositor, cantante y fundador de la agrupación que esta noche celebra su cumpleaños con un show en El Club de Arte El Biombo.

P- ¿Cómo fue tu comienzo con la música?

R- Mi primera incursión en un grupo musical fue en Azúcar Marrón, con Paul Flores, Luis Hernández, Miguel Peralta y Miguel Parra. Al principio me acerqué para escuchar sus ensayos, hasta que me invitaron a participar. Era un grupo de baile que tocaba algunas canciones de rock. Los bailes populares, de unas 1.200 personas, se hacían en Argentinos del Norte o Italia Unida.

Cacho Lobello cree que el metal es familiar y eso se ve y se siente

R- ¿La decisión de apostar de lleno al rock cuándo la tomaron?

P- De la primera banda, surge la necesidad de hacer solamente rock y así nació el segundo grupo llamado Goliat, en 1978. Nos sentíamos semiprofesionales porque al haber estado tocando en el baile, subimos al escenario con más soltura. Recuerdo que en 1976 ya existía una banda que se llamaba Germinación, que duró un año. Como no había lugares para tocar aquí en Roca, el cura del Domingo Savio nos prestaba los pasillos para los conciertos. El rock tiene electricidad, te invita a mover, te sacude, y cuando estábamos en la euforia del momento salía el cura a tocar la campana para que bajáramos un cambio (risas). Nos brindaban el espacio para ver en qué andábamos los jóvenes.

P- Goliat nació en la época de la dictadura, ¿de qué manera se presentaron?

R- Nosotros éramos de barrio, con una música muy dura del heavy metal. Utilizábamos camperas de cuero, muñequeras, pelo largo. Hacíamos temas como “Guerreros de metal”, “Cuero negro, motos y cadenas”, “Ganadora”, “ Mar de piratas”. Con nuestras letras expresábamos lo que pasaba socialmente. Muchas veces la sociedad nos trataba de violentos por nuestra imagen, cuando en realidad los violentos andan de traje. Una vez me llevaron preso a la comisaría junto a Paul, solo por llevar el pelo largo, y en el camino el patrullero se quedó sin nafta. Fueron a buscar el combustible, y luego nosotros lo tuvimos que empujar porque costaba arrancar.

Los comienzos de Skirlas

P- ¿Cómo surgió el nombre de la banda?

R- Los metaleros nos vestimos de color negro porque mayormente nos sentimos de luto ya que hay cosas que nos duelen del sistema, pero sabemos amar. El nombre Skirlas nace justamente del amor. Estaba con mi novia en el río contemplando la majestuosidad de la naturaleza. Entonces le consulto: “¿Cómo es que se creó tanta belleza?”. Ella me dice que todo viene de una gran explosión, de lo que es la teoría del big bang. Le respondo que somos una esquirla, un fragmento de un todo. Y me pareció un buen nombre.

P- ¿Recordás la primera actuación de Skirlas?

R- El guitarrista estaba tan nervioso qué en vez de estar en escena, estaba en la cocina conversando de cómo se hacía el repulgue con la señora que hacía las empanadas (risas). En ese recital participaron unas 600 personas.

P- Y la historia del grupo siguió…

R- Tocamos con muchas bandas, incluso con algunas de Buenos Aires como Hermética. Después se nos dio la oportunidad de viajar a esa provincia. El manager del grupo Devastación nos invitó a tocar en el estadio Los Andes. Cuando nos íbamos, la terminal de colectivos estaba donde hoy es un supermercado en la calle 25 de Mayo. Era hermosa pero entraban sólo dos colectivos. Cómo el que iba a Buenos Aires se llenó rápido, nos fuimos en otro vehículo. Los vecinos que nos fueron a despedir nos llevaron comida y también hicieron una colecta de dinero para darnos.

P- ¿Fue duro grabar el primer disco?

R- Fue un desafío poder costearlo. Por eso armamos una banda paralela, Buscados Vivos, en la que somos los mismos menos el baterista que es Diego de la Vega. Con esta banda grabamos cuatro discos y con Skirlas uno hace dos años qué se llama “Resurrección”, con una impronta muy rebelde a lo social, político, un apoyo muy grande a nuestros ancestros, y una conciencia ecológica. Nos dimos cuenta que las letras de las canciones que son del 80, aún hoy siguen vigentes porque vivimos en un país que patina.

P- Con el correr de los años, ¿se integraron nuevos músicos?

R- Se fueron sumando amigos que nos iban a escuchar en los ensayos cómo “Rody” Borra (bajo), Fabián Gorordo (guitarra) y el “Piojo” Rey González (viola).

P- ¿Cómo festejarán los 30?

R- El festejo lo realizamos hoy a la medianoche en el Club de Arte el Biombo donde vamos a entregar todo en un show espectacular acompañado de nuestros seres queridos que son el público y dos bandas invitadas: Ética Negra y Enoquian. Después tocaremos el 21 de marzo en Bariloche. 30 años es una trayectoria que estaremos cerrando, pero con ganas de seguir manteniendo el mensaje de resistencia. Es por eso que ya voy pensando en nuevas letras para un nuevo disco, donde incluimos también algunos temas que siempre nos piden pero que no pudieron entrar en el primero. Mi meta es que se nos dé este año.

Tres bandas, mucho heavy

Durante la última dictadura militar, el rock nacional llegó a ocupar el lugar que aún mantiene. Su crecimiento acelerado tuvo una relación directa con el accionar de la censura y el discurso militar, a los que ponía resistencia. Era moneda corriente que se cortaran los recitales para que no se difundieran ideas que vayan en contra del sistema.

En esa época se armó Goliat (1978), que duró hasta 1988.

Años más tarde, cuando no existía el celular, Paul Flores se contacta con Cacho Lobello por medio de cartas, invitándolo a formar una banda de thrash metal. Así nació Agresor, porque se sentían agresores disidentes. Sólo realizaron tres shows. Las canciones y la ideología quedaban marcando un camino que debían continuar y en los 90, se realiza el festival Roca Rock dónde se presenta Skirlas por primera vez, con la formación de Fabián Gorordo (guitarra), Flores (bajo), Lobello (guitarra y voz), y Cristian Pereyra (batería).

Un recital para festejar en compañía

Bandas: Skirlas, acompañada por Ética Negra y Enoquia.

Día y horario: Hoy a la medianoche.

Lugar: Club de Arte “El Biombo” Rodhe 1464, Roca.

Entradas: Anticipadas, a un valor de $200, se pueden conseguir en galería La Veleta, local 6 (Chacabuco 1512) o llamando al 2984328895. Entradas en puerta $250.


Comentarios


Skirlas celebra 30 años de metal