Sobisch se lanzó de lleno a la campaña electoral

Reunió a diez mil personas en un acto en el Ruca Che.

NEUQUEN (AN)- Ante diez mil personas que inundaron el Ruca Che por dentro y lo rodearon por fuera, y con Mauricio Macri como invitado estelar, el gobernador Jorge Sobisch lanzó anoche la campaña electoral del Movimiento Popular Neuquino. Pronunció un discurso moderado, sin críticas frontales al presidente Néstor Kirchner ni a quienes competirán con el oficialismo en octubre.

El párrafo destacado de su mensaje fue uno que pareció destinado a captar a los descontentos con los grandes partidos mayoritarios. Empezó recordando que cuando se sancionó la Constitución provincial vigente, el peronismo estaba proscripto. Dijo que «ahora el peronismo tampoco participa, y esta vez no lo proscribieron los militares sino sus dirigentes». Lo mismo respecto de la UCR: «prefirieron aliarse a un partido nacional por una cuestión electoral y sin pensar en los intereses de su pueblo».

En general el discurso estuvo fuertemente teñido de sus aspiraciones presidenciales. Así, convocó a reconstruir «aquella Argentina que alguna vez tuvimos, donde había igualdad de oportunidades para todos» y «era un orgullo ser obrero».

Para referirse a la presencia del candidato porteño, refirió una anécdota. «Un viejo político me dijo: no te juntes con Macri porque va a ser competencia. Y yo le contesté: la Argentina necesita hombres como Macri, que vengan a competir con Sobisch».

Otros pasajes de su alocución recorrieron tópicos que ha reiterado en varias ocasiones: la cámara oculta, el divorcio de sus padres, su paso por la escuela La Piedad de Bahía Blanca donde aprendió el oficio de imprentero. No faltó el momento emotivo en el cual se le cayeron las lágrimas, ni el grito de «carajo» para enfatizar un concepto.

En su breve intervención, Macri destacó que el MPN «es un partido que ha hecho mucho por su provincia, felicitaciones al partido Popular Neuquino».

Luego reflexionó que «el poder es un instrumento peligroso, difícil, pero puede ser maravilloso para construir. Neuquén es un ejemplo de construcción, de responsabilidad política. Arriba Neuquén, arriba Argentina».

El marco en el cual fueron pronunciados los discursos resultó imponente. A los miles de militantes que llenaron tribunas y parquet del estadio se sumaron otros tantos que siguieron el acto desde las inmediaciones del estadio. Cinco pantallas gigantes, cuatro adentro y una afuera, ayudaron a que nadie se perdiera un detalle.

Sobisch se movió por una tarima montada en el medio de la cancha de básquet, empuñando un micrófono inalámbrico. Vestido con su camisa blanca de campaña, demostró una vez más que en esos actos se mueve con comodidad.

Por todas partes había carteles identificando a las localidades de la provincia, aun las más lejanas de la capital como Las Lajas o La Angostura.

Afuera, ambulancias y una autobomba de Bomberos estaban listas para intervenir en caso que fuera necesario.

Sobisch ingresó caminando entre la gente, acompañado por Macri y los demás candidatos de El Movimiento en varias provincias.

Quien abrió la lista de oradores fue el candidato a concejal Luis Jalil, seguido por José Brillo, primer postulado a diputado nacional. El semifondo quedó reservado para Pedro Salvatori.

Notas asociadas: Macri jugó todo el día a las escondidas Una previa imponente  

Notas asociadas: Macri jugó todo el día a las escondidas Una previa imponente  


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora