Aumento de precios en Neuquén y Bariloche: advierten que la suba puede llegar al 100%

Comenzó la ola de remarcación de precios en las góndolas motorizada por la preocupación y la pérdida de referencias. Se terminó el plan de precios justos que tendrá un impacto sobre los productos de consumo masivo.

Los precios de productos de la canasta básica como aceite, fideos, harina y panificados sufrirán aumentos superiores al 100% durante los próximos días, ya que dejaron de ser subsidiados por el Estado Nacional a través de fideicomisos. A través de un relevamiento realizado por Diario RÍO NEGRO en distintos supermercados de Neuquén y Bariloche te contamos en detalle cuál es el panorama.

La ola de remarcación de precios que comenzó en vísperas del recambio de gobierno y se acentuó esta semana generó asombro y preocupación entre los clientes de supermercados, que pierden las referencias y no saben cuándo están ante un aumento desmesurado o una oferta irrepetible.

El primer dato visible es la desaparición del programa “Precios justos”, que mantenía frenados los incrementos de algunos productos, con aumentos pactados de hasta el 5% mensual, muy por debajo de la inflación.

En Neuquén, se indicó que los precios de productos de la canasta básica como aceite, fideos, harina y panificados sufrirán aumentos superiores al 100% durante los próximos días, ya que dejaron de ser subsidiados por el Estado Nacional a través de fideicomisos.

En los supermercados creen que, sin el fideicomiso, el aceite pasará de costar $800 a $2.000 por litro, mientras que los panificados registrarían subas en torno al 80%.

En Bariloche, el titular de la distribuidora Quetrihue y Supermercados Todo, de esta ciudad, Roberto Gilio, dijo que el impacto de los ajustes de precios en comestibles es generalizado “pero se nota más en Precios Justos, que quedó liberado”.

Dijo que en la última semana hubo precios que subieron en góndola hasta un 40% y que las ventas se mantienen o incluso aumentan, porque la gente busca cubrirse ante disparadas que pueden ser peores.

Afirmó que “todo esto tiene que ver con las expectativas de un dólar más alto. La semana pasada se hablaba de un dólar de 650 pesos y los precios se acomodaron a eso. Porque el importador ya ve que no va a poder acceder más al dólar oficial de 360. El gobierno de Javier Milei anunció que el precio a 800 pesos y ahora parece que directamente lo liberan”.

Gilio habló con este medio antes de los anuncios económicos del gobierno nacional, dijo que “existe una gran desorientación” y que incluso “puede haber precios que en unos días vuelvan para atrás, si no se vende”.

Interpretó que el país se encuentra “frente a otro modelo, en el que se espera que la competencia haga lo suyo. Pero no va a ser instantáneo”.

Sobre los comportamientos de consumo el supermercadista dijo que diciembre es un mes distinto a cualquier otro, porque está el aguinaldo “y habrá qué ver qué ocurre en la segunda quincena”. Pero anticipó como previsible que haya “una caída de consumo importante entre enero y marzo”.

Dijo que los precios de muchos productos básicos, como harina, aceite y azúcar “habían quedado retrasados, con una suerte de subsidio” al menos en las marcas líderes, que dependen de un puñado de megaempresas.

Sobre la política que aplican los supermercados frente a ese contexto, reconoció que “en algunos casos se traslada completo” el aumento del precio mayorista “y en otros se puede promediar, o trasladar de a poco”, si se cuenta con stock comprado a precio viejo.

Dijo también que la actualización de precios es “un proceso electrónico”, pero la corrección de las etiquetas en góndola es una tarea “que lleva tiempo” y en el contexto actual “se cometen errores”.

De esta manera, el kilo de arroz ronda entre los 900 y 1.900 pesos según la marca. Las legumbres como lentejas y porotos, el kilo alcanza los 1.300 pesos. El kilo de harina 0000 arranca desde 400 hasta 700 pesos mientras que un paquete de harina leudante cuesta alrededor de 600 pesos. Un paquete de fideos está entre 1.200 y 1.800 pesos.

El medio kilo de café molido alcanza los 1.300 pesos mientras que el kilo de azúcar está 1.100 pesos. A diferencia de un sachet de yogur que cuesta 600 pesos, un sachet de un litro de leche cuesta 480 pesos.

En relación con los lácteos, el queso crema de 290 gramos cuesta unos 900 pesos o más dependiendo la marca. Una manteca de 200 gramos puede llegar a salir entre 800 y 1.500 pesos, también dependiendo entidad.

Un kilo de yerba mate sale 1.800 pesos como mínimo. Por último, el litro de aceite de girasol arranca desde los 540 hasta 1.300 pesos dependiendo la marca.


Advierten la llegada de nuevas listas de precios con aumentos: comerciantes de Neuquén aseguran aumentos hasta del 40%


Desde la Cámara de Comercio de Neuquén anunciaron un fuerte incremento de precios en distintos artículos. Los comerciantes aseguran que, si bien esperaban un cambio de precios, no hubo aviso previo por parte de los proveedores. Lee en detalle cuáles son los nuevos aumentos en la capital.

Desde la Cámara de Comercio de Neuquén, informaron a Diario RÍO NEGRO que, a partir de hoy, rigen nuevos precios en variados artículos y que los proveedores no dieron aviso previo. «No hubo aviso previo de los proveedores, ellos nos comparten el listado y ahí se ve el incremento de los productos», explicó Georgina Ñanco es directora de la entidad.

El aumento de precios principalmente se trata de golosinas, galletitas, bebidas y artículos congelados. Hasta el momento, los incrementos fueron:

– 40% alimentos

– 30% chocolates

– 20% y 30% golosinas

– 20% y 40% congelados

– 10% bebidas

Ñanco aseguró que esta vez, donde más se notó el aumento fue en las golosinas. «Un alfajor ayer se pagaba 350 o 400 pesos y hoy sale 650 o 750 pesos», manifestó.

Por el momento, no se informó aumento en artículos tales como fiambres, yerba mate y cigarrillos.

Por otro lado, la comerciante remarcó que hasta el domingo el consumo minorista rondaba en el 50%, pero que ayer bajó hasta un 20%. «La gente está expectante, ayer se movió muy poco todo, el consumo bajó muchísimo».

«No sabría decir si los clientes ahora eligen ir a un mayorista a realizar comprar, pero la realidad es que el bajo consumo de la gente es totalmente notorio en todos los comercios minoristas», señaló la comerciante.

En relación con las compras navideñas tales como pan dulce, budines y turrones, Ñanco sostuvo que, se está vendiendo poco. «Eso es algo que la gente sale a buscar a último momento, ya lo tenemos en las góndolas, pero no es lo que más se llevan», concluyó.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios