Compran y venden libros usados a 1000 pesos: la idea de una librería de Neuquén para «permear la crisis»

La librería "Mala Palabra" está ubicada en Ministro González al 63 y sus ventas cayeron un 30%, sin embargo, ofrecen diversas promociones en libros para los clientes.

Mala Palabra es una librería ubicada en el centro de Neuquén. Sufrió una baja del 30% en sus ventas, sus clientes ahora se llevan solo un libro, cuando antes se llevaban dos o tres, y sus dueños se las ingenian para seguir vendiendo. A pesar de la difícil situación, buscan «permear la crisis» y para esto idearon una iniciativa en la que compran y venden libros usados, con variedad y promociones, donde de vez en cuando se puede encontrar «alguna joyita» por 1000 pesos.

Ante la crisis y la baja en la venta de libros nuevos, la librería ubicada en el alto de la ciudad, en calle Ministro González 63, decidió poner en marcha una iniciativa para ofrecer opciones económicas. Uno de sus dueños, Diego, manifestó a Diario RÍO NEGRO que se trató de una idea «para permear la crisis».

«Notamos que teníamos material usado pendiente de clasificar y decidimos empezar a ofrecer estos libros como una opción más accesible«, contó acerca de algunos libros en oferta, por ejemplo, el material nuevo, como las ediciones de Siglo XII con promociones especiales.

Sin embargo, el peculiar proyecto que atrae a muchos es la venta de libros usados, que está lejos de ser un propósito la recaudación, sino que busca crear un intercambio activo con los clientes.

Comentó que «la gente consulta sobre qué pueden hacer con materiales que no van a volver a leer y los ofrecen», a través de sus redes sociales. «Estamos comprando libros usados, aunque no todo tipo de material, todo se ve, les pedimos a los clientes que nos envíen una foto y nosotros seleccionamos lo que sirve,» indicó Diego. «También estamos abiertos a hacer pequeños canjes», señaló.

Muchos van a parar a la caja de un libro por 1000 pesos, otros a la de 3000 pesos y algunos a la estantería de usados pero con precio accesible, «a charlar». Diego aseguró que se puede hallar «alguna que otra joyita». «La idea es que la gente pueda encontrar alguna cosa interesante y, además, conocer la librería. Esto genera un ida y vuelta y a veces también consultan por otros libros», comentó.

Mala Palabra está ubicada en Ministro González 63. Foto: Diario RÍO NEGRO.

La venta cayó, es un hecho, sin embargo, Mala Palabra tiene su clientela fiel que sigue apostando por alguno que otro libro. «Quizás la gente que antes compraba dos o tres libros al mes, ahora compra solo uno o agarra uno de oferta«, detalló el dueño de la librería.

Esta iniciativa de compra y venta de libros en oferta es «una forma de mantener el hábito de lectura y seguir circulando los libros», dijo Diego, que aseguró que la respuesta de la comunidad fue positiva. «Se está acercando bastante gente buscando usados, incluso clientes que antes no nos consultaban ahora recurren más a esta sección» señaló. Hay que buscarle la vuelta para seguir leyendo» concluyó.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora