Atleta correrá entre Villa La Angostura y San Martín de los Andes para llevar un mensaje solidario

Martín Zubiría correrá 108 kilómetros el próximo 25 de abril. Este es su tercer desafío para concientizar sobre la donación de sangre.

Un donante de sangre puede salvar hasta cuatro vidas. El acto es sumamente sencillo. La extracción dura entre 7 y 10 minutos, se realiza en un ambiente seguro y con material descartable. Solo se extrae una unidad de sangre (alrededor de 450 mililitros).

Los especialistas en hematología explican que hoy solo el 20% de la donación de sangre es voluntaria. Por eso, en muchas ocasiones, las mismas familias se encuentran ante la necesidad de conseguir donantes de sangre con urgencia debido a alguna operación, transfusión o ciertos tratamientos.

Con el objetivo de concientizar sobre la importancia de donar sangre, el neuquino Martín Zubiría decidió imitar las campañas del actor Facundo Arana que, después de haber superado el Mal de Hodgkin (un tipo de cáncer que afecta los ganglios linfáticos), lleva la consigna “Donar sangre salva vidas” a los puntos más insólitos del país.

En esta oportunidad, Zubiría se propuso unir corriendo Villa La Angostura con San Martín de los Andes, unos 108 kilómetros por la ruta de Siete Lagos. La cita es el jueves 25 de abril.

“Yo era donante esporádico de sangre. Pero en plena pandemia, el papá de un amigo enfermó y al hablar con los profesionales de hemoterapia me contaron lo difícil que era conseguir donantes. Se me ocurrió colaborar no solo donando sangre sino llevando el mensaje al resto de la sociedad”, contó Zubiría.

El primer desafío que se propuso este neuquino fue unir corriendo los hospitales Bouquet Roldán, en la capital, con el de Plottier y finalmente, el de Senillosa en 2022. El tramo contempló 33 kilómetros.

En esa ocasión, el mismo Arana lo felicitó a través de las redes sociales. “Orgulloso de saber que entendés la enorme importancia de la donación. Muy honrado de saber que te sentiste inspirado por mi campaña, te deseo mucha salud y felicidad”, posteó el artista.

“Esa primera corrida fue simbólica para difundir la importancia de la donación de sangre. Después de ese primer paso, me enfoqué en cruzar el lago Lácar a nado. Logré el objetivo el 26 de febrero del año pasado”, comentó con orgullo el hombre de 39 años.

En ese momento, nadó 25 kilómetros durante 11 horas. El trayecto, aseguró, se podría haber concretado en 8 horas, pero el viento complicó la actividad. “A mitad del tramo, el lago parecía un mar”, resumió aunque aclaró que la temperatura del agua estaba agradable, a unos 18 grados.

“Este entrenamiento me demandó siete meses. Entrené en la pileta del club Santafesino de Neuquén y nadé en el río. Logré el desafío gracias al acompañamiento de la nadadora profesional y referente de aguas abiertas, María Cristina Ganem, de 55 años, que cruzó a nado el Canal de la Mancha. Ella se encargó de la hidratación y la alimentación durante todo el trayecto”, señaló.

Más de 100 kilómetros

El próximo jueves, Zubiría encabezará su tercer desafío. El muchacho intentará unir La Angostura con San Martín de los Andes en lo que, estima, serán unas 13 horas de carrera.

El entrenamiento inició siete meses atrás, de la mano de Guillermo Morea, un entrenador de La Plata que dirigió a Sergio Pereyra, el ganador de las 100 millas en el Patagonia Run.

“Corro muchas horas en llano y en barda. Desde Neuquén hasta Cinco Saltos por el costado de la ruta. Preparo el cuerpo y la mente”, resumió Zubiría.

¿Por qué decidió vincular el deporte con el mensaje de la importancia en donar sangre? “Porque el deporte es salud”, resumió. Contó que en el 2012, murió su madre y también perdió a una hija a poco de nacer. “Estuve muy depresivo durante cinco años, con ataques de pánico y ansiedad, hasta que me fui sintiendo mejor. Si uno está mal, el deporte te saca de todo eso. Te hace sentir mejor”, relató.

Un trámite sencillo: “La sangre no se fabrica”

Zubiría asegura que tomó conciencia de la importancia de donar sangre cuando el padre de su amigo enfermó. “Necesitaba donantes y no había. Le puede tocar a cualquiera: a vos, a un conocido. Ese fue el puntapié de la campaña”, señaló.

La técnica en hemoterapia Carolina Henríquez insistió en una “frase trillada”: “La sangre no se puede fabricar. Se obtiene del ser humano. Por eso, el ser humano debe acercarse a donarla. Esa sangre se analiza, se estudia y se destina a pacientes en tratamientos oncológicos, hemorragias, cirugías y con algunas patologías que requieren transfusiones”.

Mencionó que en Neuquén Capital “se suma un plus”: “Tenemos muchas especialidades que no hay en el interior. Por eso, muchas veces, el paciente se traslada a recibir un tratamiento, a someterse a un trasplante o cirugía y, necesita transfusiones pero a la vez, no tiene familiares ni conocidos en la zona”.

Reiteró que el procedimiento de extracción es sumamente sencillo. El donante se acerca al banco de sangre con su documento de identidad y habiendo desayunado previamente. Se inscribe, se le hace una entrevista y se le extraen 450 mililitros de sangre. Luego, se le ofrece un refrigerio y se controla la presión. Aclaró que el proceso de donación no toma más de media hora.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora