Estirar, usar un despertador analógico y otros tres consejos para comenzar el día con buen humor

La actitud es clave al momento de afrontar una nueva jornada. Por eso, implementar algunas prácticas antes de conciliar el sueño y al levantarnos puede ser de ayuda. Algunas de ellas son cenar liviano, hacer estiramientos al despertar y dejar los dispositivos fuera de la habitación.

Despertar de buen humor y con mucha energía es primordial para tener una jornada positiva. Sin embargo, muchas personas no encuentran la manera de levantarse alegres luego de dormir poco, pasar períodos de estrés o tener muchas preocupaciones por las tareas que exigirá el día.

Para ellos, existen distintos métodos para modificar esta conducta matutina que, si se convierten en hábitos, pueden mejorar la calidad de vida y la relación con las responsabilidades, el entorno y los vínculos.

1. Dormir bien:

Descansar entre siete u ocho horas de corrido en un ambiente silencioso, cómodo y relajante es la clave para amanecer de buen humor y encarar los quehaceres.

Dormir bien y suficiente mejora las habilidades cognitivas, reduce el estrés, fortalece la capacidad de atención, mejora la calidad de la piel y el funcionamiento general del organismo. Para ello, se puede establecer un horario fijo para dormir todos los días (incluso los findes) y no mirar pantallas, por lo menos, una hora antes de acostarse.

2. Cenar liviano

Para dormir correctamente se necesita no sentirse pesado durante la noche tras una ingesta abundante, ya que esto puede producir insomnio y pesadillas (dependiendo del organismo de cada persona).

Por eso, comer liviano unas horas antes de dormir y evitar alimentos que tardan en digerirse ayudará a conciliar un buen sueño.

3. Leer o meditar antes de dormir

Para conseguir alejarse de las pantallas, una alternativa es leer un libro con una luz tenue o meditar una hora antes de acostarse para bajar la presión arterial, reducir el estrés del día y acostumbrar al cuerpo a un estado de tranquilidad y equilibrio.

Una buena técnica para no recurrir al celular o las pantallas es dejar todos los dispositivos en otra habitación en modo silencio y así evitar las distracciones.

4. Estirar al despertar

El cuerpo estuvo inmóvil por siete u ocho horas, por lo que despertar de a poco y mover los brazos, los pies, las piernas y las caderas con ejercicios de elongación simples ayudarán a no amanecer de golpe ni producir estrés muscular y sensorial.

5. Tener al despertador de amigo

Si decidís dejar tus dispositivos móviles fuera de la habitación, una alternativa es utilizar un despertador analógico con una melodía a gusto que ayude a despertar con tranquilidad.

Las melodías ruidosas que exaltan los sentidos probablemente propicien un mal humor. Por eso, volver a lo analógico es una de las cinco claves para encarar el día con la mejor energía.


Este contenido fue originalmente publicado en RED/ACCIÓN y se republica como parte del programa ‘Periodismo Humano’, una alianza por el periodismo de calidad entre RÍO NEGRO y RED/ACCIÓN



Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios