Nogales y aceite de nuez, un emprendimiento con sello del Valle Medio

Nogalicultura, actividad de producir, cuidar y acompañar el cultivo de nogales, una práctica que Fernando Marengo ha hecho durante 23 años.

Por Victoria Rodriguez Rey (@victoriarodriguezrey)

Fernando Marengo es oriundo de Sierra de la Ventana, provincia de Buenos Aires. Se formó en economía agropecuaria y se especializó en producción de frutos secos en la ciudad de Viedma, Río Negro. De recorridos entre trabajos y capacitaciones, decidió realizar una apuesta en Valle Medio.

En 1999 Fernando comienza con un proyecto personal y en 2001, viendo la complicación en conseguir plantas de calidad, monta un vivero específicamente de nogales injertados, variedad Chandler, portainjertos Reggia y Paradox. Ese mismo año, aplicando toda la experiencia académica y territorial, comienza con la producción en su propia finca. Esa fue la puerta de entrada al universo de la nogalicultura, es decir en la actividad de producir, cuidar y acompañar el cultivo de nogales.

Las nueces tienen especial atención durante su crecimiento.


Entre decisiones de ese momento Fernando no imaginó que, 23 años después, se encontraría a cargo del emprendimiento Nogalera Familia Marengo, produciendo 80 toneladas anuales de nuez, proveyendo al mercado interno, exportando el excedente y dando un valor agregado a través de la elaboración de aceite y harina de nuez, mientras transita la conversión hacia la producción agroecológica.

A medida que fue caminando, el volumen productivo le exigió incorporar maquinaria específica para abordar en tiempo y con la calidad que Fernando deseaba. “Fui transitando casi veintitrés años. Hasta hace unos cinco años vi casi toda la finca en plena producción y un volumen de nueces que me impedía trabajarlo como lo venía haciendo. Entonces decidí comprar máquinas para hacer todo lo que es pre limpieza, lavado de las nueces, una cinta de selección, una cepilladora, escurridora y los hornos de secado. Inicialmente arranqué secando en bandejas de madera y alambre tejido”, recuerda el productor sobre los primeros pasos con la producción de nueces. En detalle cuenta cuando comenzó a secar en un horno a leña, de una copia que hizo de productores chilenos. Hoy utiliza un horno con quemadores a biomasa, que funcionan con la propia cáscara de nuez.

El aceite de nuez tiene marcada presencia en el mercado.


Otra de las incorporaciones recientes en el emprendimiento Nogalera Familia Marengo, son los paneles solares que generan toda la energía que usa el galpón. Esta modificación tiene que ver con el nuevo formato de trabajo que tiene como horizonte la conversión total de la producción bajo técnicas agroecológicas.

El nogal es un frutal exigente en profundidad, calidad y aireación del suelo. Dentro de los nuevos métodos de producción que incorporó Fernando en su finca, son los animales para mejorar las condiciones de la tierra. “Bajo el monte de nogales, ya hace cuatro años que funciona un pastoreo rotativo para ovejas. No uso más el glifosato ni herbicidas para controlar la rama negra, que era una maleza que se le estaba escapando al glifosato aquí en la región. Por otro lado, para cumplimentar el sistema agroecológico, están los animales que comen y abonan la propia parcela, donde están los nogales. Además, chipeamos la poda, que es para que quede en el lote. Estamos preparando compostaje para los complementos o las fertilizaciones futuras que alimenten los microorganismos para mejorar la calidad del suelo y así la fertilidad de las plantas”, explica Fernando.

Producción de alta calidad.


El productor continúa investigando, haciendo ensayos y llegando a fabulosos productos. En la finca incorporó un pequeño cultivo de pecán, avellanos, pistachos y castañas. Hace un tiempo se encuentra haciendo pruebas con la extracción de aceite de nuez y harina del mismo fruto. Con tan buenos resultados está avanzando en el proceso de habilitación correspondiente para su comercialización.

Hace 23 años Fernando elegía Choele Choel para vivir. Jamás imaginó que esa aptitud ambiental que lo atrajo tanto se traduciría en la alta calidad de sus productos. Como la agroecología que combina saberes, técnicas, manejo consciente y responsable de las condiciones ambientales, Fernando va diseñando su producción y su vida bajo esos principios de cuidado y responsabilidad.

Contacto 2946 413-220


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora