Exclusivo Suscriptores

Una barilochense en “La sociedad de la nieve”

Bianca Fidani fue jefa de producción del rodaje en la montaña en el filme de J. Bayona que representa a España en la carrera de los Oscars y que narra la tragedia y el milagro de los Andes, ocurrido en 1972, con el equipo uruguayo de rugbiers.

En muy pocos días, “La Sociedad de la nieve”, sobre la tragedia aérea de los rugbiers uruguayos en la cordillera de los Andes en 1972, se posicionó como una de las películas más vistas en la plataforma Netflix en Argentina. En el filme, la barilochense Bianca Fidani se desempeñó como jefa de producción del rodaje en la montaña.

Fidani es licenciada en Diseño Artístico Audiovisual, egresada de la Universidad Nacional de Río Negro. Al terminar la carrera, empezó a trabajar con la productora Benegas Brothers Productions. “Son reconocidos montañistas que hacen expediciones al Everest, al Aconcagua. Hace 15 años fundaron una productora que se especializa en contenido de montaña, naturaleza y medio ambiente”, resumió Fidani.

Años atrás, los Benegas habían acompañado a uno de los sobrevivientes de la tragedia, Roy Harley, hasta el Valle de las Lágrimas, el lugar donde ocurrió el accidente aéreo. Una tormenta de nieve los obligó a regresar a mitad de camino. Cuando el director español Juan Antonio Bayona empezó a darle forma a “La sociedad de la nieve”, entrevistó a algunos de los sobrevivientes y fue Harley quien le advirtió: “Si van a filmar en la montaña, tienen que llamar a los Benegas”.

“Así fue cómo se comunican con nosotros y nos cuentan que el director pensaba dirigir esta película. El 90% de la película (los interiores y los diálogos) se filmó en un centro de esquí de España. Pero les parecía importante ir al lugar del accidente y filmar los fondos reales para entender de qué lugar hablaba la historia”, contó Fidani.

De esta forma, el equipo patagónico se sumó a diversas partes del rodaje, con un fuerte trabajo de producción en la montaña.

“Estuvimos a cargo de producir el contenido de los fondos para los efectos especiales. Querían, por ejemplo, escuchar cómo sonaba el Valle de las Lágrimas. Así fue que nos llevamos un micrófono especial para grabar cómo se escucha la nieve deslizándose, el viento o el mismo silencio. Le dimos un marco real a la película”, sintetizó Fidani.

La primera visita del equipo al Valle de las Lágrimas fue en septiembre del 2021, tres meses antes del comienzo del rodaje en España. “Querían tener bien ubicados los lugares, filmar los fondos. Fuimos caminando con esquíes de travesía y tardamos tres días en llegar para hacer las fotos del scouting. Luego armamos toda la logística y subimos con todo el equipo técnico en helicóptero en octubre 2021”, advirtió y agregó: “A esa altura uno se tiene que aclimatar. La ropa era importante porque hay temperaturas muy frías. Los camarógrafos, asistentes de dirección y de fotografía nunca habían estado en montaña, con lo cual tuvimos que ayudarlos a prepararse”.

El desafío en ese primer viaje fue registrar la fotografía de muchos puntos específicos del valle, a través de panorámicas, para tener un registro del espacio y de todo tipo de condiciones de luz. De esta forma, se podrían recrear los fondos de atardeceres, amaneceres y cielos con tormenta, entre tantos otros.
Era la primera vez que se iba a reconocer el lugar. El director tenía mapeado el valle a donde quedó el avión en 3D. Pero la idea era pasar a la realidad lo que él tenía en la mente”, precisó Fidani.

El segundo viaje fue en mayo del 2022 cuando se filmaron las escenas en Chile, el momento en que dos de los sobrevivientes llegan a un valle donde encuentran a un arriero y finalmente, logran pedir ayuda. “ En ese momento, armamos la logística, participamos en vuelos de drones y ayudamos a que Jota (Bayona) encontrara lo que venía a buscar”, aclaró.

En agosto, se regresó al lugar para filmar con seis dobles las escenas del rescate. Fidani aclaró que eran guías de montaña de Bariloche “porque es un lugar muy técnico para subir y no podíamos llevar a cualquiera”. “Lo que teníamos que filmar era la parte de las expediciones, es decir cuando varios de los personajes se alejan del fuselaje hasta encontrar la cola del avión, por ejemplo, e incluso la última escena cuando emprendieron el viaje a Chile”, puntualizó.

En ese momento, Enzo Vogrincic, el protagonista, fue filmado caminando solo en el lugar del accidente. “Son las imágenes del trailer. Básicamente, lo que hicimos fue generar las condiciones para filmar en la montaña”, resumió.

La joven productora explicó que, en todo momento, se trabajó con un equipo mixto de España, Buenos Aires y Uruguay. “Lo que hicimos fue proveer los servicios para poder estar en el lugar, la logística y la seguridad. Fue super desafiante por el frío. Mucha gente no está acostumbrada a operar cámaras en esas condiciones, a semejante altura”, comentó y subrayó que “el helicóptero solo puede volar en buenas condiciones. De repente, podés tener una tormenta. O mucho viento, como nos pasó. Nosotros estamos acostumbrados a trabajar en locaciones remotas y a la vez, fue toda una experiencia trabajar con esta gente a tan alto nivel”.

d_cinlike

Fidani describió la experiencia como inolvidable. “Fue unir la montaña -que me apasiona- con el cine, traducido en una historia de ficción como ésta. Como estudiante, uno ve este tipo de película y lo ve como algo difícil de llegar. Por eso, dimos una charla en la universidad incentivando a otros jóvenes porque esto es viable. Para mí fue cumplir un sueño”, concluyó.

Todo el equipo de Bariloche

Damian Benegas: productor general y jefe de logística
Willie Benegas: jefe de guías y seguridad.
Nils Bailey: cámara VFX y operador de Drone.
Aldana Suez: asistente de producción y vestuarista en Valle las Lágrimas.
Genaro Crisostomo: asistente de guía y doble.
Iñaki Odriozola: asistente de guia y doble.
Alvar Puente: logística en montaña y seguridad.
Claudio Fidani: logística en montaña y campamento base.
Tomas Cremer: doble.
Lautaro Garcia Cerisola: doble.
Franciso Velazquez: asistente de guía y paramédico
Enrique Clausen: guía de alta montaña.
Pedro Navarro: foto VFX


Comentarios