Universidad Nacional del Comahue: medio siglo forjando presente y futuro

La casa de altos estudios festejó sus 50 años. Llega al 2022 con 35.000 estudiantes, 37.000 graduados, 38 carreras y sedes en 11 ciudades. El acto se realizó en paralelo en Neuquén capital y Viedma. Cinco décadas vinculadas a la lucha por los Derechos Humanos, a la resistencia contra las políticas de ajuste y la dictadura militar y un trabajo continuo por la excelencia.

Un 15 de julio de 1971 se sancionó la ley 19.117 que declaraba nacional a la entonces Universidad Provincial del Neuquén y un 15 de marzo de 1972 se daba inicio al primer ciclo lectivo en la flamante Universidad Nacional del Comahue.


Ayer, se celebraron los primeros 50 años de la casa de altos estudios, con dos actos en paralelo, uno en el Aula Magna de la sede central en la capital neuquina y en el Centro Universitario Regional de la Zona Atlántica, en Viedma.

La UNC llega a su medio siglo de vida institucional siendo la única universidad regional del país, con 35.000 estudiantes cursando en sus aulas, 38 carreras de grado, 37.000 graduados, 15.000 ingresantes este año y sedes académicas en 11 ciudades de ambos territorios provinciales.

El gobernador Omar Gutiérrez le entregó al rector Gustavo Crisafulli un cuadro con el escudo de la Provincia.

Los discursos que se escucharon en el acto oficial pintaron el perfil de la UNC basada en ejes fundamentales: los Derechos Humanos, la lucha por derribar desigualdades, la confluencia entre academia y comunidad transparentada en el trabajo conjunto a lo largo de los años, la perspectiva de género y una fuerte lucha contra las imposiciones.

El rector Gustavo Crisafulli, consideró en diálogo con RÍO NEGRO, que «la universidad es un dispositivo cultural e institucional importante que permite abrir oportunidades para tener una movilidad ascendente y para generar políticas científicas y tecnológicas que ayuden a resolver el problema de la desigualdad en los ingresos, la desigualdad en el acceso a los bienes materiales y simbólicos. En este sentido, me parece que en la última década la universidad ha demostrado esta amplitud de pensamiento y de acción para llegar a las comunidades más alejadas de los centros urbanos, para llegar a las comunidades más vulnerables en términos de acceso a la educación, la salud y el trabajo. Esta es una tarea siempre permanente que ha comenzado a dar sus frutos y los seguirá dando en la medida en que se pueda alinear con políticas más efectivas del Estado nacional y de los estados provinciales”.

Noemí, el nombre de la lucha incansable.

De esta universidad surgieron los Honoris Causa para las Madres de Plaza de Mayo, Noemí Labrune, Evo Morales y Lula Da Silva».

Micaela Gómiz, secretaria general de ADUNC.

La secretaría general del gremio ADUNC, Micaela Gómiz, fue muy clara al recordar el pasado de “lucha, de resistencia contra la dictadura militar, las políticas de ajuste y la pandemia para defender la continuidad pedagógica y en defensa de la democracia y de los Derechos Humanos”.

“Hoy no estamos todos los que deberíamos estar, nos faltan los desaparecidos, asesinados y torturados durante la dictadura miliar. Y nos falta Sergio Ávalos (estudiante de Economía del que nada se sabe desde septiembre de 2003), desaparecido en democracia”, cerró su discurso.
En este sentido, Crisafulli, dijo “Lo estamos esperando. Le pedimos a la justicia que nos lo devuelva. Le pedimos a la Justicia que si no nos lo devuelve, nos diga qué pasó y que se haga justicia”.

Por su parte, la gobernadora de Río Negro, Arabela Carreras, aseguró que la Universidad Nacional del Comahue “nos dio una identidad como región, con un destino en común”. Y mirando hacia adelante consideró necesario poner en la agenda el tema del cuidado del ambiente, “que no puede ir contrapuesto al desarrollo económico de la región. Tenemos que recurrir a la universidad para repensar nuestro futuro en este sentido”.

Su par de Neuquén, Omar Gutiérrez, puso el foco en la perspectiva de género al mencionar que la UNC tuvo a una mujer como rectora (Ana Pechén), “que luego fue la primera vicegobernadora de la provincia de Neuquén. Hay que pensar la perspectiva de género desde un empoderamiento real, espero que sea una mujer la sucesora de Gustavo (Crisafulli) en su cargo”.

En mayo la universidad renueva sus autoridades. Hasta el momento la única candidata al rectorado que se conoce es la decana de Humanidades, Beatriz Gentile. No se sabe si alguna otra agrupación política presentará su candidata mujer. El gobernador tampoco dijo a qué mujer veía ocupando el sillón principal de la UNC.

Pero más allá del corto plazo, la UNC también tiene que pensar en el largo plazo. Crisafulli que este año deja su cargo, luego de dos períodos de administración aseguró que se viene una universidad diferente. «Es una universidad con los nuevos desafíos que enfrenta la sociedad del norte de la Patagonia, como la crisis climática, la transición energética, la desigualdad social que tan fuertemente se desnudó con la pandemia, la diversificación de la matriz productiva y la generación de trabajo de calidad. Son cuestiones en las que la universidad tiene mucho que decir en sentido de producir no solo estudios, sino también producir nuevos procesos de formación, herramientas de capacitación y de coordinación con las políticas de los estados y de las empresas», concluyó el rector en diálogo con RÍO NEGRO.

“Me voy con el consuelo de que hubo condena para quienes torturaron, desparecieron y asesinaron a docentes y estudiantes”.

Gustavo Crisafulli, rector de la UNC, en referencia a los juicos de La Escuelita.

"Vengo de una facultad y de una universidad donde lo social vale lo mismo que lo académico"

Luba Skop es estudiante de la carrera de Medicina de la Universidad Nacional del Comahue y fue quien dijo presente en el acto por los 50 años, en representación de su claustro. Su discurso giró en torno a una simple pregunta: ¿Qué es la universidad para nosotros?

Su respuesta fue sencilla también pero con un profundo sentido. «La universidad es quienes la conformamos y cómo la transitamos», aseguró para luego contar cómo ellos, estudiantes de la carrera de Medicina hicieron lo suyo durante la pandemia por el coronavirus.

«Vengo de una facultad y de una universidad donde lo social vale lo mismo que lo académico. Cuando se vino la pandemia de covid los estudiantes formamos un voluntariado para dar seguimiento a los contactos estrechos. Atendíamos 200 llamados diarios de personas aisladas, hacíamos un seguimiento de sus síntomas, los escuchábamos, los conteníamos, estábamos ahí. Creamos una planilla de guardias y horarios para cada uno de nosotros», contó la joven.

Luego de un año un poco de alivio llegaba, pero no para su trabajo solidario diario. «Llegó la vacuna y fuimos parte de la campaña de vacunación hasta que se nos requirió o hasta que ya no pudimos más. Dejamos de lado a nuestras familias y nuestros estudios. Pero supimos que estudiar también era eso», agregó Luba.

Para el cierre de su discurso eligió esta frase: «Fue la manera de agradecer a la sociedad por nuestra educación pública y gratuita».

Hoy la UNC diagrama el desarrollo de nuestra ciudad hacia el norte. Pensamos en conjunto cómo diseñar el transporte público, cómo darles herramientas a los estudiantes para que tengan el boleto gratuito o el kit escolar, que todos esos chicos que ingresan a la universidad puedan tener un futuro”.

Mariano Gaido, intendente de la ciudad de Neuquén.

El largo camino para llegar a que UNC sea mucho más que una sigla

Cuando la casa de altos estudios de Neuquén se nacionalizaba y pasaba a denominarse Universidad Nacional del Comahue, la ciudad de Neuquén tenía 45.000 habitantes, La capital rionegrina, Viedma, tenía 13.000 y Bariloche 26.000 pobladores.
Pero antes de aquella fecha clave, la universidad ya era un semillero de profesionales. Fue en 1964 cuando el entonces gobernador neuquino, Felipe Sapag, de viaje por Buenos Aires, se reunió con el doctor en leyes, Raúl Touceda, para proponerle el cargo de fiscal del Tribunal Superior de Justicia.
El letrado aprovechó la oportunidad para manifestarle al gobernador la necesidad de contar con una casa de altos estudios regional con carreras que apoyaran e impulsaran el desarrollo económico de la zona.
Ese año, Touceda se radicó en Neuquén con un proyecto de una universidad con carreras vinculadas a la agricultura, la minería y el turismo.
Al año siguiente quedó inaugurada la Universidad Provincial de Neuquén, con cuatro facultades: Ingeniería, Ciencias Agrarias, Humanidades, Antropología Social y Ciencias de la Personalidad. Además comenzaron a funcionar dos escuelas de Turismo y Servicio Social. Comenzó a funcionar en el edificio que hoy ocupa la escuela 201, en Belgrano y Roca. En el frente, en una blanca pared, había una frase emblemática: Saber es deber.
En 1970, los estudiantes comenzaron a reclamar que sus títulos sean reconocidos a nivel nacional.
Fue así que un año después, se sancionó la ley que le dio vida a la Universidad Nacional del Comahue.
“Se cumplía una de las más sentidas aspiraciones de la comunidad regional, era la culminación de un largo proceso que transitó por diversos y laboriosos caminos”, se recuerda en la página web de la universidad de Río Negro y Neuquén.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios