El museo itinerante de autos clásicos ya recorre las rutas de la cordillera

Las 1.000 Millas Sport comenzaron ayer con su competencia en la que participan 110 vehículos de diversos modelos y marcas. Hay participantes argentinos y extranjeros que disfrutan de los paisajes desde Bariloche hasta San Martín de los Andes con un clima primaveral.

Con una temperatura que llegó a los 24ºC y un sol radiante, los 110 autos clásicos que participan de la 34 edición de las 1.000 Millas Sport partieron en la mañana de ayer del hotel Llao Llao dispuestos a cumplir la primera etapa del evento.

El circuito comenzó este jueves en Circuito Chico para continuar por Dina Huapi, Villa La Angostura, el camino de los Siete Lagos y el Paso Cardenal Samoré, desde donde emprendieron el regreso al Llao Llao.

Los organizadores del evento que se posiciona como la carrera de coches clásicos más importante de la región resaltaron la inscripción de más de 100 tripulaciones del país, Europa, Estados Unidos y Sudamérica, con más de 20 marcas distintas como Ferrari, Lancia, Alfa Romeo, Aston Martin, Jaguar, Austin Healey, Mercedes Benz, Porsche, Mustang y Corvette, entre otras.

Este viernes la travesía partirá de Bariloche hacia Villa Llanquín, Confluencia, Alicurá, Junín de los Andes, San Martín de Los Andes, Siete Lagos y Villa La Angostura. Mientras que el sábado, el tercer y último día, los corredores iniciarán el recorrido desde Circuito Chico hacia el cerro Catedral, Brazo Huemul, Dina Huapi, laguna Los Juncos hasta terminar en Lago Gutiérrez.

El evento que reúne a competidores de Argentina, Estados Unidos, Chile, Uruguay, Brasil, Francia y Alemania consta de un recorrido total de 1.600 kilómetros, dividido en tres etapas de 90 pruebas. Se trata de una competencia de regularidad y no de velocidad en la que los vehículos deben respetar las normas de tránsito de los caminos municipales, provinciales y nacionales.

“Se trata de la competencia para automóviles clásicos más destacada de América Latina y una de las más relevantes a nivel global. Reúne modelos sport de todos los tiempos, joyas mecánicas con pilotos y copilotos que hacen gala de gran precisión y tenacidad para revivir la historia misma del automovilismo”, destacaron desde la organización.

Las joyas sobre ruedas de las 1.000 Millas Sport disfrutaron de la primera etapa con sol pleno y calor en Bariloche. Foto: Chino Leiva

Las 1.000 Millas Sport está incluida en el Calendario Mundial FIVA (Fédération Internationale des Véhicules Anciens) y figura como fecha puntuable del Campeonato Nacional Sport Histórico fiscalizado por el Automóvil Club Argentino.

Daniel Bagliardi, oriundo de la localidad bonaerense de San Fernando, pilotea por tercera vez un Fiat de 1925, el más viejo de la competición. Por ese encabezó la largada. “Es el más viejo de todos los que participan”, dijo Bagliardi a la agencia Télam, aunque afirmó haber corrido en otras ediciones con autos más viejos: “Yo me he dado la vuelta con un auto de 1908 a cadena. Un Sust italiano de 1908. Muy lindo auto”.

“A este -dijo tocando la carrocería pintada de azul y amarillo- lo corría un piloto llamado Ricardo Caru, un hombre que era mecánico de la Fiat y como tal tenía el apoyo de la Fiat y juntaba un auto que era todo Fiat, salvo la caja”.

Hernán Silva debutó en el evento a bordo de un MGA descapotable de 1960. “Participo porque me lo pidió un amigo, que es el dueño del auto, y porque es una experiencia única. Cuando uno lo puede hacer, aunque sea una sola vez en la vida, hay que hacerlo porque los paisajes, el recorrido, todo es espectacular”, dijo.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios