Solá le reclamó a Kirchner que «le pague lo que debe»

La coparticipación volvió a enfrentar a Nación y Buenos Aires. El gobernador bonaerense dijo que se siente "discriminado". Desde el gobierno le reclamaron otras "formas de discutir el tema".

Aunque se preocupó por aclarar que el presidente Néstor Kirchner cuenta con su «respaldo público», el gobernador Felipe Solá advirtió ayer que existe «incertidumbre política» entre la Nación y su provincia y confesó que hay «poco diálogo y poca comprensión» con el gobierno central al que reclamó «ayuda» y buena voluntad» para que le pague «lo que debe».

El planteo de Solá tuvo la respuesta del ministro del Interior, Aníbal Fernández, quien le recomendó buscar «otras formas» de discutir el tema. «Es necesario sentarse a discutir con el presidente y buscar formas adecuadas» para que se cumplan los objetivos buscados, afirmó Fernández, ya que Kirchner «entiende el reclamo de los gobernadores porque él también fue gobernador y sabe que un gobernador debe reclamar por su gente»

En un nuevo capítulo del enfrentamiento con la administración federal por la diferencia de criterios en cuanto a los niveles de Coparticipación que le corresponden a Buenos Aires, Solá fue contundente en su reclamo de fondos y hasta deslizó que es «discriminado», al tiempo que pareció ponerle límites a su apoyo al proyecto presidencial.

Kirchner «sabe que tiene mi respaldo político y público a las medidas que impulsa para la reconstrucción nacional», remarcó, «pero también sabe que como gobernador tengo el deber de defender a los bonaerenses».

En este marco entonces, Solá reclamó al presidente «lo que está asentado por la ley de Coparticipació

n y las acreencias que tengo con la Nación, que nos debe plata», porque enfrenta una crítica situación presupuestaria que le impide mejorar los salarios de los estatales, que realizan un paro general durante esta jornada, y afrontar planes sociales, entre otros temas.

Para justificar su posición, enfatizó que Kirchner «brinda diariamente testimonios claros de una nueva cultura política y hay dos cosas fundamentales que destacar en este cambio: cumplir con lo prometido y defender lo nuestro». «Yo estoy siendo coherente desde mi lugar con esa consigna», explicó entonces.

Durante una visita que realizó a Tapalqué donde presidió una reunión de su gabinete, Solá deslizó la posibilidad de que la negativa de la Nación a otorgar más fondos a Buenos Aires sea un castigo por su postura frente al reclamo de fondos. «No quiero pensar que fui sancionado por haberme mostrado en contra de firmar la ley de Coparticipación que condenaba a la provincia a la injusticia durante diez años», dijo, y recordó a los estatales que hacen la huelga que trabajan para «el Estado provincial que está discriminado desde hace muchísimos años y tiene un presupuesto que es, por lejos, el más bajo de la República Argentina».

En su renovada embestida contra la administración central, el bonaerense enfatizó que «necesito que el gobierno nacional cumpla con lo presupuestado, y eso depende del esfuerzo y la buena voluntad del gobierno nacional, que es lo que yo necesito en este momento».

De todas maneras, aclaró que «no voy a desbarrancar» a la provincia y «trataré de llegar a los acuerdos que pueda» porque Buenos Aires «no puede venirse abajo o estar en una turbulencia que haga difícil gobernar por cuestión que en cifras no es tan importante».

(DyN/Télam)


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora