Son 100 familias en la toma de Valentina

Piden soluciones al problema habitacional.

Desde el municipio esperan que los usurpadores dejen las tierras por medios propios y no por intermedio de la Justicia.

Yamil Regules

NEUQUÉN (AN).- El viernes por la tarde comenzó con unas 30 familias, pero cuatro días más tarde, la toma de tierras de Valentina Sur llegó a unas 100. Exigen soluciones a la falta de viviendas, pero la postura municipal es la misma que en el caso del Parque Indoamericano en Buenos Aires, semanas atrás: ofrecer inscripciones en los registros oficiales para acceder a loteos sociales a cambio de que liberar el predio.

Ayer se había retomado el contacto, luego de que el viernes se presentara la denuncia policial. Aún no se habla de desalojo porque, aseguraron desde la comuna, se agotarán las vías pacíficas de negociación. Si los ocupantes se mantienen firmes en el terreno ubicado en Puerto Deseado y Catán Lil, las autoridades municipales avanzarán con el planteo judicial, ya que consideran que no se trata de una necesidad real sino de un apriete político-electoral. (Ver aparte).

La toma se inició el viernes, pasadas las 18, cuando un grupo de 30 familias acompañadas por el presidente de la comisión vecinal del barrio se instalaron en las tierras que lindan con un predio que pertenece al EPAS. “La gente fue hasta la comisión vecinal y yo, como presidente, no puedo hacer oídos sordos. Tuvimos una charla y les dije que iba a estar con ellos”, se justificó Carlos Ponce.

Es que las autoridades municipales le apuntaron al presidente de la vecinal por el papel que tuvo en los hechos que comenzaron el viernes. “Hasta acá no hubo diálogo porque es muy poco lógico y no es válido que el presidente de la vecinal, que es autoridad, acompañe una toma de tierras”, afirmó Pablo Figueroa, el referente de la Unidad Ejecutora del Hábitat del municipio que está a cargo de las negociaciones.

A pesar de que la tesis principal del Ejecutivo municipal es que la toma es parte del juego electoral (ver aparte), Figueroa tiene carta blanca del intendente para negociar una salida pacífica. “Conjuntamente con la policía se les va a pedir entablar un diálogo y los anotaremos entre los postulantes para loteos, siempre y cuando abandonen el predio”, detalló el funcionario.

Ponce negó las acusaciones que lo marcaron como instigador. También que su cargo como asesor político en la subsecretaría de Gobierno provincial, en donde fue nombrado junto a otros 14 vecinalistas en agosto, tenga algún vínculo con la toma. “No tiene nada que ver. Esto es iniciativa de la gente, que se cansó de esperar. Yo sigo nombrado, pero no tiene nada que ver con mi trabajo en Gobierno. Yo acá respaldo como presidente del barrio”, se explayó Ponce.

La estrategia municipal para desactivar la última toma que se instaló en la ciudad tiene pasos claros. Figueroa detalló que ayer por la tarde se retomó el diálogo con los ocupantes “para intentar convencerlos de que salgan por su cuenta”. Si eso no sucede, no se descarta reclamar el desalojo en la Justicia. “Se va a formar una comisión y se dará un plazo para el desalojo pacífico”, explicó.

Las tierras están ubicadas en los límites urbanos de Valentina Sur, a unos 500 metros del tercer puente de acceso. No llegan a una manzana y las 100 familias resultan excesivas para el espacio. El presidente de la vecinal confirmó que el reclamo es por una solución, allí o en otro espacio.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios