Soria espera a Kirchner, pero jura lealtad al Frente

"No sacaré los pies del Frente. No soy traidor", afirmó el intendente roquense. Habló por teléfono con Pichetto y acordaron reunirse en Buenos Aires.

VIEDMA (AV).- El intendente de General Roca, Carlos Soria, reiteró ayer su estratégica espera de la opinión del presidente Néstor Kirchner sobre la concertación electoral que imagina para la provincia de Río Negro, pero aclaró que estará con el Frente de la Victoria si finalmente no hay posicionamiento presidencial.

El lunes vence el plazo para presentar fórmulas de gobernador y vice para la interna que el Frente para la Victoria convocó para el próximo 4 de marzo.

Soria ratificó que no confrontará con el senador Miguel Pichetto, a quien acompañará como candidato a vicegobernador el diputado nacional Julio Arriaga.

«Hace cinco años que insisto en que las elecciones no son el mecanismo adecuado por la pelea interna. Siempre insistí con la resolución por encuestas y con la opinión de Kirchner, como ya ocurrió en Santa Fe con (Hermes) Binner», reiteró Soria.

Esta posición y su formal decisión de no participar en la interna fue tema de un diálogo telefónico entre Pichetto y Soria. El senador lo llamó el domingo. Los días previos habían sido complicados en la relación entre ambos dirigentes frentistas.

Pichetto pretendía que Soria concurriera a San Antonio para la reunión de la mesa del Frente -de la que participaron autoridades del peronismo, del MPP y del partido Sur-, que el viernes convocó a internas para el 4 de marzo. Antes del encuentro, el senador no había logrado hablar con el jefe comunal. Por eso, lo sorprendió su ausencia y una nota en la que explicitó fuertes críticas al mecanismo, dejando abierta cualquier especulación.

El parlamentario le pidió públicamente claridad frente a la «confusa» posición del roquense. A pesar de sus quejas, Pichetto reabrió rápidamente el canal de diálogo y lo llamó.

Soria se repitió en críticas a Arriaga mientras Pichetto lo entusiasmaba con que él no podía quedar afuera del proyecto.

Se prometieron una próxima reunión en Capital Federal para seguir hablando, incluso de cuestiones pendientes como la definición de espacios de poder para la provincia .

Ayer, en diálogo con «Río Negro», Soria afirmó que espera ese encuentro pero también recordó su expectativa por la prometida convocatoria del presidente que debería resolver el candidato a gobernador del Frente.

– ¿Y si el presidente adopta una posición prescindente y no opina en la disputa entre Pichetto y el gobernador Miguel Saiz, usted qué hace?.

– Yo no voy a sacar los pies del peronismo. Estoy en el Frente. Yo no soy un traidor como Arriaga. Si el presidente apuesta a la concertación, pero no se pronuncia yo voy a estar en el Frente, sentenció Soria.

En ese sentido, el intendente reivindicó su acompañamiento y su amistad con Pichetto, a pesar de que no perdió la oportunidad para castigar a Arriaga. Igualmente, Soria ya abrió otros interrogantes: la resolución de los espacios parlamentarios por el Congreso justicialista, que preside.

Admitió que esa instancia es complicada porque ya existen justicialistas que advierten que quedan afuera y «van a concurrir con los tapones de punta».

La mayoría puede imponerse en la votación en el Congreso, pero -siempre ha quedado demostrado- que los que «se van enojados» después se constituyen en rivales electorales, afirmó el intendente.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios