Soria y los estatales: no se va nadie, no entra nadie

El intendente de Roca hizo campaña en Viedma. Aseguró que el PJ tendrá candidato en noviembre y que Mendioroz es “enemigo” por ser cómplice y partícipe del “radicalismo corrupto”.

Marcelo Ochoa

En plena campaña, el precandidato justicialista Carlos Soria prometió en Viedma que si llega a ser gobernador no echará “a ningún empleado público”, pero tampoco incorporará nuevos agentes al Estado provincial. Su mensaje en la capital se caracterizó por una férrea defensa del gobierno de la Nación y, además, adelantó que este mes -a más tardar, en noviembre- se resolverá el nombre del candidato del PJ. En sus palabras evitó pronosticar que el senador Miguel Pichetto se bajará. Dijo que “vamos a acordar” para “ocupar este espacio” y “garantizar el triunfo”. Soria exaltó “sus aspiraciones y méritos”, recordó su “ayuda” en favor del senador en el 2007 y consideró que Pichetto le reconocerá su “gestión y la amistad”. En diálogo con periodistas, Soria reivindicó un espacio conjunto con otros referentes, mencionando al jefe cipoleño, Alberto Weretilneck, con quién “será fácil conformar una fórmula”, y a la defensora del Pueblo, Ana Piccinini, “con la que tenemos diferencias pero nos une un gran cariño y respeto”. También mencionó a la barilochense Sandra Guerrero y habló de contactos con radicales, que “exponen su hartazgo” con el gobierno provincial, mencionando a la ex vocal gubernamental del CPE y supervisora en la Línea Sur, Santa Comezaña. “Espero que acepté acompañarnos como candidata”, vaticinó. En su discurso realizado en el Centro de Jubilados de la Policía, el intendente roquense reiteró críticas a la administración de Miguel Saiz y calificó como “enemigo” en la contienda electoral al vicegobernador Bautista Mendioroz. Agregó que “no puede ser adversario leal y fiel quien es cómplice, coautor y partícipe de los ilícitos de la mayor parte del radicalismo corrupto”. También entendió que “a esta Justicia le queda poco tiempo” porque “otro Consejo de la Magistratura valorará sus conductas y conocimientos”, y los jueces “tendrán que pagar sus inconductas y falta de observación de las leyes”. En otra parte, el precandidato aseguró que no habrá internas en el PJ para resolver la candidatura del 2011, afirmando que en octubre se conocerá sobre el Frente de Desarrollo Económico y Social con otras fuerzas políticas. Entre los militantes, el discurso de Soria fue seguido por el diputado nacional Jorge Cejas y los legisladores Pedro Pesatti, Martín Soria y Carlos Peralta. En el cierre, el justicialista recurrió a lazos familiares para argumentar su afecto por Viedma y, también, prometió que no echará a ningún empleado público, ni tampoco sumará a nuevos estatales, desactivando las pretensiones de inclusión de militantes justicialistas. (AV)

Recuperando terreno en la capital. El presidente del PJ prometió estabilidad para los empleados públicos si gana las elecciones.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios