Tensión en intento de motín con un celador de rehén

Internos del pabellón 2 reclamaban mejores condiciones de detención. Un agente penitenciario fue retenido por más de dos hora. La situación se normalizó anoche.



1
#

2
#

3
#

Los internos del pabellón 2 retuvieron a un celador por dos horas. Fotos: A. Bartoliche

CRISIS CARCELARIA

Momentos de nerviosismo se vivieron ayer por la tarde en el penal 3 cuando un grupo de unos quince internos del pabellón 2 protagonizó un intento de motín como forma de protesta para exigir mejoras en las condiciones de detención.

Los internos tomaron de rehén durante más de dos hora aproximadamente a un celador, para presionar a las autoridades del penal para que accedan a sus reclamos. Por fortuna, la situación no se desbordó y el malestar no se extendió al resto de los pabellones. El celador no sufrió lesiones.

El incidente comenzó alrededor de las 17, informaron fuentes policiales. Explicaron que internos simularon que se peleaban entre ellos y cuando el celador Jorge Taboada ingresó al pabellón para separarlos, los detenidos lo redujeron.

Luego, colocaron colchones apoyados sobre las rejas y comenzaron con la protesta. Hubo llamados a los medios para que se presentaran en el penal 3 como condición para soltar al celador.

Los internos reclamaron por la presencia del director interino del penal 3, Alejandro Valdés, quien fue designado temporalmente para reemplazar a la directora de la unidad penitenciaria, la oficial principal Marisol García, quien está de licencia.

Valdés dialogó con los internos, quienes presentaron un petitorio, que no fue entregado a la prensa, aunque Sandro Bonefoi, quien está detenido desde hace meses, indicó a la prensa algunos de los reclamos.

Los internos reclaman que se respete a los familiares que concurren a visitarlos y que no sean sometidos a vejámenes cuando son requisados. También pidieron el alejamiento de un oficial, de apellido Valdebenito, por presuntos maltratos. Exigieron que no sean trasladados a otros penales de manera compulsiva y sin aviso a sus familiares. Pidieron mejoras en la alimentación porque denunciaron que a veces les sirvieron comida en mal estado. Y demandaron asistencia médica permanente, entre otros planteos.

Mientras se realizaba la protesta, un grupo de efectivos del COER se apostó en el acceso al penal y en los alrededores se observó a efectivos policiales que habían sido enviados en apoyo. También, bomberos voluntarios llegaron en un móvil.

El fiscal de turno Eduardo Fernández arribó alrededor de las 20 al penal y estuvo algunos minutos en el interior del establecimiento. Cuando salió afirmó que la situación estaba controlada.

Representantes de organismos de derechos humanos explicaron cuando se retiraban del penal que no hubo lesionados y que el conflicto se había superado con diálogo. Relataron que un llamado anónimo alertó la noche del sábado de un supuesto boquete en un pabellón del penal 3 como el prólogo de una posible fuga, lo que generó una requisa que dio resultado negativo. Al parecer, esa fue la mecha que encendió el malestar de los internos.

DeBariloche


Temas

Bariloche

Comentarios


Tensión en intento de motín con un celador de rehén