Son 50 los muertos en un tiroteo en un boliche en EE.UU

Ocurrió esta madrugada en el centro de Orlando cuando un hombre comenzó a disparar dentro del local. Hay más de 50 heridos. El FBI investiga el caso como un “acto terrorista”. Es la peor masacre de la historia estadounidense.

Al menos 50 personas murieron y 53 resultaron heridas durante un tiroteo y una toma de rehenes esta madrugada en un club nocturno gay en Orlando, en el estado de Florida, informó el alcalde Buddy Dyer, en uno de los tiroteos más graves de la historia del país.

De los 53 heridos muchos están en estado crítico tras el ataque de dimensiones “inimaginables” al club “Pulse”, según el alcalde de la ciudad situada en el sureste del país. El atacante fue abatido en un tiroteo con la policía.

El gobernador de Florida, Rick Scott, decretó el estado de emergencia para facilitar las investigaciones, en las que participan autoridades locales y federales. Además el senador por Florida Marco Rubio hizo un llamamiento a donar sangre.

Los motivos del suceso siguen sin aclararse. El presidente Barack Obama anunció una rueda de prensa para más tarde. Los candidatos a la Casa Blanca ya se pronunciaron por las redes sociales.

Las especulaciones comenzaron sin embargo a circular en los medios estadounidenses: las emisoras de televisión CBS y NBC y el diario “The Washington Post” identificaron al agresor, en base a fuentes judiciales, como Omar Mateen, un ciudadano estadounidense nacido en 1986 cuyos padres proceden de Afganistán.

Oriundo del estado de Nueva York y residente en St. Port Lucie, a 170 kilómetros al sureste de Orlando, no estaba en la lista terrorista del Gobierno.

El padre del presunto responsable del tiroteo aseguró que el ataque “no tiene nada que ver con la religión” y apuntó más bien a motivos homófobos, según le citó la emisora de televisión NBC a Mir Sediqque. Según dijo, su hijo se había enfadado al ver a dos hombres besarse hace algunos meses en Miami. “Estamos diciendo que pedimos perdón por el incidente. No éramos conscientes de nada de lo que él estaba haciendo. Estamos en estado de shock como el resto del país”, dijo a la emisora.

Las autoridades no confirmaron por el momento la información y señalaron que está investigando en todas direcciones. Un miembro de la policía federal FBI indicó que los hechos se están investigando como posible “acto de terrorismo” y no se descarta ninguna hipótesis, incluso una posible conexión con el terrorismo islámico. “Estamos investigando todos los aspectos”, dijo el agente el FBI.

El presidente de la Sociedad Islámica de Florida, Mohammad Musri, alertó hoy a los medios y a la opinión pública que no deben sacar conclusiones precipitadas.

El jefe de la policía, John Mina, dijo que muchos cadáveres podrían seguir dentro del edificio y que “llevará un tiempo” despejar el escenario del crimen. Mina señaló que el autor tenía un rifle de asalto Ar-15, una pistola de mano y un “número desconocido de cargas”. Además señaló que actuaba sólo y que no hay indicios de que recibiera ayuda externa.

Las autoridades no descartan ninguna hipótesis. Foto AP.

¿Cómo comenzó?.- Según relató la policía, el ataque comenzó a las 2 de la madrugada cuando un policía se enfrentó al autor delante del club, que abrió fuego. Después se unieron otros dos agentes, uno de los cuales resultó herido. El atacante entró en el club, comenzó a disparar de forma indiscriminada y tomó rehenes.

Equipos de las fuerza especiales SWAT asaltaron el club tres horas después, a las 5:00 (9:00 GMT). Según relató Mina, la policía pudo entrar con ayuda de explosivos. El agresor se encontraba cerca de una puerta de ingreso y murió durante el tiroteo.

“Al menos 30 rehenes pudieron ser liberados en el operativo”, aseguró Mina, quien señaló asimismo que el agresor portaba consigo “un artefacto sospechoso” que está siendo investigado.

Sobre el agresor, la policía dijo que no procede Orlando. Según los indicios, “estaba bien organizado y bien preparado”. Según dijo Mina, por el momento no hay indicios que el agresor hubiese actuado por odio contra los homosexuales, aunque también se está investigando en esa dirección.

El club Pulse, un emblema de la causa gay, estaba lleno y había más de 300 personas. Los medios señalan que para la noche del sábado se había convocado una fiesta latina. Testigos indicaron que los disparos comenzaron poco antes del cierre, cuando mucha gente seguía bailando. El propio club colgó en su página de Facebook el mensaje: “Salgan de Pulse y corran”.

Al menos 30 rehenes pudieron ser liberados. Foto AP.

Los primeros testimonios.- Los testigos relataron que se produjeron decenas de disparos muy seguidos. Fueron al menos 40, dijo Christopher Hansen al canal CNN. “Al principio pensé que era música. Luego vi que las personas se tiraron al suelo y yo también”, relató.

Otro testigo dijo que escuchó “fuertes ruidos de disparos. No ví a los atacantes, solamente vi cuerpos cayendo cuando estaba ordenando una bebida en el bar”.

“Yo caí y me arrastré hacia afuera. La gente trataba de escapar”, dijo un tercero a la cadena CNN, agregando que había “sangre por todas partes”.

Una mujer estaba con una amiga cuando comenzaron los disparos. “Ella me dijo que alguien estaba disparando. Todo el mundo se tiró al suelo”, dijo Feba al cotidiano Orlando Sentinel. “Le dije que no creía que fuera cierto, pensé que era solo parte de la música, hasta que vi fuego saliendo de su arma”.

Muchos huyeron del edificio. La televisión mostró víctimas que sacaron del club otras personas que estaban dentro. Algunas de ellas tenían sangre en la ropa.

A diversos hospitales de la ciudad acudieron amigos y familiares de las víctimas. Una madre decía llorando: “Mi hijo está ahí. No sé cómo está”.

La policía estableció un cordón policial alrededor del club poco después del tiroteo. Perros entrenados fueron llevados al lugar para detectar explosivos.

Después del tiroteo la policía acordonó el club. Foto AP.

El segundo ataque en la ciudad en más de 24 horas.- Se trata del segundo ataque en la ciudad en poco más de 24 horas, luego de que la cantante Christina Grimmie, exconcursante en el show “The voice”, fuera asesinada el viernes por un hombre que la atacó al término de un concierto.

La joven fue llevada de urgencia a un hospital pero murió a causa de sus heridas. Su atacante, Kevin James, de 27 años, se suicidó luego de dispararle.

El teatro donde Grimmie fue atacada está situado a unos seis kilómetros del Pulse nightclub.

AP


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios