Trashumancia, un potencial recurso turístico en Neuquén

Funcionarios y pobladores del norte neuquino trabajan en conjunto con el objetivo de jerarquizar esta actividad económica. Turistas podrán interiorizarse sobre las costumbres del lugar.



#

El arreo de animales, una actividad ancestral que comienza a convertirse en atractivo turístico.

CHOS MALAL (ACHM).- Trabajan para jerarquizar la trashumancia e instalar la actividad como producto turístico. Con esta finalidad se desarrollaron encuentros de asistencia técnica de la que participaron técnicos de la subsecretaría de Turismo, del Programa de Desarrollo Rural de la Patagonia y pobladores de El Cholar y el paraje La Salada. La trashumancia es una actividad ancestral en el norte neuquino y consiste en el traslado de animales -arreos- en verano a los campos altos de la cordillera y en invierno a los bajos de los valles, en busca de las mejoras pasturas para alimentar al ganado. Las actividades que giran alrededor de la trashumancia son diversas. Hacen a la vida y la cultura de las familias de crianceros del norte neuquino. Ahora, con esta iniciativa se intenta desarrollar el producto turístico. Con esa finalidad representantes de la subsecretaría de Turismo de la provincia y del Programa de Desarrollo Rural de la Patagonia se reunieron con pobladores para ofrecer asistencia técnica y fomentar el desarrollo de la actividad. Las actividades que se enmarcan en el Plan de Desarrollo Turístico Provincial 2011-2015, permiten complementar la trashumancia con alternativas turísticas que posibilitan diversificar las economías locales, a la vez que los turistas pueden interiorizarse sobre las costumbres, cultura e idiosincrasia del lugar. Se pretende jerarquizar este tipo de turismo en el que los potenciales turistas puedan participar de las tareas de campo como las señaladas y arreos, fabricación de dulces y quesos, esquila de animales, ordeño de chivas, teñido y tejidos de lanas, cosecha y sembrado de aromáticas entre otras. Durante los encuentros los asistentes pudieron contar sus experiencias en torno a esta práctica, destacando sus fortalezas e identificando sus debilidades para poder mejorarla. Uno de los factores analizados fue acerca de cómo mejorar la atención a los turistas y en este aspecto se planteó la posibilidad de realizar mejoras a los “reales” que es como se denomina a los descansos o paradas. También instalar baños químicos en sectores determinados, construir un salón de usos múltiples para almuerzos o cenas, definir vías de evacuación en casos de emergencia como formas de comercialización y difusión del producto. En próximos encuentros se tiene previsto avanzar en la definición de recorridos analizando aspectos vinculados a la duración, grado de dificultad, cantidad de personas por salidas, precio y actividades que incluye el trazado del circuito, entre otros.


Comentarios


Trashumancia, un potencial recurso turístico en Neuquén