Tres vacantes se avecinan en el TSJ neuquino

Los vocales confirmaron que se jubilarán. Angiorama es uno de los candidatos a ocupar un lugar.

NEUQUEN (AN) – Tres de los cinco vocales del Tribunal Superior de Justicia ya le dijeron a enviados del gobierno que dejarán sus puestos para jubilarse antes de que finalice el 2001. Jorge Sobisch podría entonces terminar nombrando a todos los integrantes de la corte neuquina porque buena parte de esa tarea la había iniciado en su mandato anterior.

Los vocales Arturo González Taboada, Marcelo Macome y Armando Vidal tienen todos los papeles listos para jubilarse pero están esperando que se resuelva la controversia sobre los aportes previsionales de los jueces para tomar la decisión de retirarse, según le dijo a «Río Negro» una fuente del gobierno.

El principal candidato del oficialismo para ingresar al Tribunal es Horacio Angiorama, actual presidente del Colegio de Abogados de Neuquén y ex fiscal de Estado durante el período 1991-1995.

No es la primera vez que un gobierno pretende desprenderse de los dos integrantes más antiguos del Tribunal, González Taboada y Macome, que son los vocales nombrados por las gestiones anteriores al plan renovador de la justicia que impulsó Sobisch entre 1991 y 1995.

En ese período, el sobischismo impulsó los nombramientos de Vidal y de los dos vocales que ya anunciaron que no se irán del Tribunal, Marcelo Otharán y Rodolfo Medrano.

Ya en 1995 el sobischismo intentó una estrategia para forzar el retiro de González Taboada y Macome. La intención era aumentar la edad jubilatoria para ponerlos en la alternativa de renunciar en ese momento o esperar cinco años más. El plan, que tenía la intención de evitar que las vacantes se produzcan en la gestión siguiente, nunca surtió efecto.

Después fue Felipe Sapag el que comenzó a operar sobre el Tribunal. Su gobierno quería colocar allí a Martín Elustondo y a Claudio Acosta, pero los intentos fueron en vano porque enseguida estalló el conflicto del blanqueo de una suma en negro que cobran los jueces y sus respectivos aportes a la caja jubilatoria.

Los haberes

El propio TSJ se colocó en una delicada situación cuando, formado por conjueces, dispuso que para calcular los haberes de los jubilados había que tener en cuenta todos los ingresos de los magistrados en actividad, incluida la suma «en negro».

Ello obliga a blanquear la asignación que cobran desde hace una década, pero como a los jueces no se les puede alterar el salario, fue trabajosa la búsqueda de una fórmula. Después de idas y venidas, el Tribunal propuso a la Legislatura el blanqueo liso y llano de la suma «en negro», pero la Cámara no resolvió.

Las fuentes consultadas dijeron que sólo si se resuelve este tema, los tres vocales se jubilarían, ya que de ello depende el sueldo que comenzarán a percibir una vez retirados.

González Taboada cumplió hace años la edad para jubilarse, igual que Vidal -que tiene serias dolencias de salud-. Macome es más joven, pero para retirarse apeló a una antigua ley de excepción que nunca se derogó.

Los propios vocales fueron los que les dijeron a enviados del gobierno sobre sus intenciones de jubilarse el año que viene, una vez que el conflicto del blanqueo de la suma «en negro» quede resuelto.

Además de tres vocales, Sobisch también tuvo oportunidad de promover la designación de Tomás Gavernet en la defensoría del Tribunal, un cargo que estaba vacante desde hacía muchos años. El fiscal Alberto Tribug, en cambio, ni mencionó aún la posibilidad de pensar en su retiro.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora