Un cadete de policía y taxista, partero por un día



VILLA REGINA (AVR).- Un joven que está realizando el curso básico policial en Villa Regina, se transformó en partero en la madrugada del sábado, cuando asistió a una mujer que ya había iniciado el trabajo de parto en su domicilio. El joven llegó al domicilio trasladando a los padres de la parturienta, ya que de noche se desempeña como taxista. Al llegar al domicilio, se encontró con la mujer que ya había comenzado a dar a luz, y la desesperación del esposo y los padres de la mujer. Ante la situación, el joven no dudó y se dispuso a realizar la tarea de partero, la que desarrolló con total éxito y terminó con el nacimiento de una beba. La mujer estaba embarazada de gemelas, y tras el parto de la primera bebé llegó al lugar la ambulancia que la trasladó hacia el hospital, donde se produjo el nacimiento aunque sin vida de la segunda criatura. Todo comenzó minutos antes de las 3 de la mañana del sábado, cuando Raúl Ceballos, quien está realizando el curso básico policial en la escuela de Villa Regina, en su función como taxista, trasladaba a dos pasajeros hacia una vivienda ubicada en la intersección de las calles Choele Choel y Cinco Saltos del barrio Cívora, donde -según le indicaron- la hija de ellos estaba en trabajo de parto. En forma paralela, desde la vivienda habían llamado al hospital reginense solicitando la presencia de una ambulancia para trasladar a la joven que estaba con muchos dolores. Pero al llegar al domicilio, la ambulancia aún no había llegado, y la joven ya había comenzado a dar a luz, ante la desesperación de su esposo y la de sus padres, que no sabían qué hacer. Ceballos, recordó en ese momento el curso de primeros auxilios que en junio brindaron en la escuela de policía de esta ciudad profesionales del hospital reginense; por lo que se ofreció a colaborar en la tarea para el nacimiento de las criaturas. El primer llanto Rápidamente se produjo el nacimiento de la primera bebé, que comenzó a llorar mientras era asistida por el cadete de policía de esta ciudad; que tras desinfectar sus manos, con dos broches y una tijera realizó el corte del cordón umbilical de la recién nacida. En ese momento arribó al domicilio la ambulancia del hospital reginense, que trasladó a la madre y la criatura recién nacida al hospital, donde se produjo el nacimiento de la segunda bebé, aunque en este caso ya sin vida; dato que era conocido por la mujer a partir de estudios previos que se había realizado. Por otra parte, autoridades de la escuela de policía de Villa Regina, destacaron ayer el accionar del cadete de dicha institución, al señalar utilizó los recursos con los que contaba y la capacitación recibida para colaborar en el nacimiento de una bebé.


Comentarios


Un cadete de policía y taxista, partero por un día