Un condimento político

ZAPALA (AN).- En mayo del año pasado los fiscaleros de distintos parajes y representados por la Asociación de Crianceros aseguraba tener en su poder un panfleto que comprometía a las comunidades Cayupán, Paineo y Felipin, y que los vinculaba con terroristas chilenos. “Es grave la denuncia que queremos hacer, encontramos un papel que la Agrupación MIR de Chile, Movimiento de Izquierda Revolucionario, le mandó a ellos y yo lo encontré todo roto dentro del predio donde estuvieron ellos hace dos semanas”, dijeron en un comunicado. También acusaban a diputados y organizaciones de derechos humanos. “Si estas comunidades fueron apoyadas por los legisladores Raúl Podestá, Rodolfo Canini y los derechos humanos, es preocupante. Sí o sí nos quieren desterrar y nosotros nos vamos a organizar para defendernos”, decían. Ya en noviembre del 2013 los crianceros se mostraban molestos al recordar que en poco tiempo comenzarán con el arreo de sus animales hasta la zona de Catan Lil y temen por las dificultades que les presentarán los miembros de estas comunidades. Era el caldo de cultivo para el desenlace que agudizó la tensión hace una semana.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios