Un día negativo para negociar

Archivo

CIPOLLETTI (AC).- Las negociaciones con Marcos Carrasco duraron nada. Es que el volante central reclamó mucho dinero, al menos para las arcas de Cipolletti, y por eso Domingo Perilli deberá pensar en otro refuerzo para el próximo Argentino A. La otra mala noticia para el Albinegro fue que el central Ezequiel Palacio, pretendido por el cuerpo técnico, arregló con Juventud Antoniana de Salta. En realidad, Palacio tenía intenciones de venir pero perdió la paciencia cuando pasaron los días y vio la definición se aplazaba. Entonces, se inclinó por armar las valijas y dirigirse al norte del país. ¿Por qué tardó la dirigencia cipoleño en resolver lo del defensor? Porque intentó convencer a Carrasco primero y después estimar cuánto del dinero disponible iba a quedar en el presupuesto. Lo cierto es que ahora deberá buscar otro central (ya llegó Marcos Lamolla) y el nombre que suena con firmeza por estas horas es el de Nahuel Iribarren, un joven que nació futbolísticamente en la cantera de San Lorenzo, que pasó por Almagro y que la última temporada jugó en Rosamonte Apóstoles (Argentino B), donde era líder de la defensa y capitán del equipo. Hay algo que inquieta en Cipolletti y es la decisión final de Matías Urbano, quien pidió tiempo hasta mañana por una respuesta definitiva. Hay optimismo al respecto, pero también se sabe que un “no” del Pescadito podría cambiar la ecuación económico-financiera considerablemente.

Mingo Perilli se quedó sin Carrasco ni Palacio.

argentino A


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios