Un ex River lo amargó, un ex Banfield lo salvó

Boca empató con el "Taladro" porque apareció Palacio.

Boca rescató un empate ante Banfield, desaprovechando la oportunidad de cortarse en la punta del Apertura. Con este 1 a 1, amplió la diferencia a dos unidades sobre Vélez, su inmediato perseguidor.

El conjunto de Alfio Basile sólo asumió el rol protagónico con la energía adecuada en el tramo final, cuando se encontró en desventaja tras el gol del ex River José Sand. Y tras el empate de Rodrigo Palacio, estuvo más cerca de la perder que ganar.

El juego fue pobre. En una cancha de espacios reducidos, Boca no fue capaz de generar huecos. Y para colmo, el planteo de Basile ahogó aún más a su equipo. Porque sin Palermo -lesionado-, Bilos fue como centrodelantero. Y el grandote pasó desapercibido ante la rigurosa marca de Paletta y Civelli.

Esta vez Marino ocupó la posición de enganche e Insúa fue a la banda izquierda, y esa variante que tanto le gusta al entrenador no funcionó. Porque el «Pocho», demasiado impreciso, no fue conductor pero tampoco gravitó pegado a la línea. Y el ex Newell´s se limitó a tocar de primera sin el liderazgo que se requiere para organizar la ofensiva.

Al líder del torneo le correspondía salir a buscar la victoria. Pero no supo cómo hacerlo. Ante la escasez de lugar para explotar la velocidad de Palacio, no tuvo variantes. Una de las opciones que ofrecía el partido era el remate de media distancia. Pero Boca casi no lo intentó. El equipo estuvo encorsetado. Nadie se salió del libreto, ni siquiera Palacio, que en este tipo de situaciones suele tirarse atrás para quebrar la resistencia del rival en base a su explosión.

Con el dominio de la pelota, Boca apenas tuvo dos situaciones de riesgo en el primer tiempo. La primera luego de un tiro libre que peinó Bilos y dio en el travesaño. La otra fue tras un corner, mediante un remate del «Cata» Díaz desde la puerta del área, bien desviado por Cristian Lucchetti.

Banfield tuvo todo muy claro hasta que convirtió. Leiva y Santana cortaron el circuito de juego del rival, y Dátolo, el jugador más inteligente dentro de un encuentro pálido, durmió la pelota debajo de su suela. Tras un preciso tiro libre suyo llegó un cabezazo de Civelli que salió apenas alto.

En la mayor parte del complemento Boca pareció desanimado. Careció de agresividad para ponerse en ventaja y se adormeció con el paso de los minutos. Hasta que Banfield lo castigó. Un centro de Dátolo le quedó a Sand. El ex River se acomodó y de media vuelta marcó el gol que tanto buscó.

Recién entonces reaccionó Boca. En la mejor jugada del encuentro, se asociaron en velocidad el Melli Guillermo, Gago e Insúa, quien envió un centro para que Palacio marcara la igualdad de palomita, alcanzando su novena conquista del torneo.

El conjunto de Basile se fue con todo al ataque y casi se queda sin nada. Porque en el último minuto Mendoza desperdició una gran chance. Igual que Boca, que no aprovechó para cortarse en la cima. Así, el campeonato continúa abierto. (ABA)

«Imposible que lo festejara»

Rodrigo Palacio convirtió el empate que salvó a Boca, una alegría que no fue plena porque enfrente estaba el club que lo catapultó a la 'fama'. El delantero se mostró «conforme» luego del partido, porque «ésta es una cancha difícil y nos hicieron el primer gol cerca del final».

Palacio reconoció que se les escapó una buena chance de estirar la ventaja sobre Vélez, el escolta, pero de igual remarcó que «lo bueno fue que pudimos sumar, sacamos un puntito más de ventaja y seguimos ahí arriba, que es lo principal». Reconoció que no gritó el gol por su pasado con la camiseta del «Taladro». «Era imposible que yo pudiera festejar un gol acá, contra esta gente que tanto me ayudó», insistió quien ahora es el goleador del campeonato, junto con el emigrado Nicolás Frutos.

Por su parte, el Coco Basile, como ya hizo en otros estadios, se retiró sin efectuar declaraciones, molesto por el desorden imperante en el lugar destinado a entrevistas.

El que sí habló con la prensa fue José Sand, quien dijo sentirse «contento por cómo jugamos, pero con bronca por el resultado porque pudimos ganar». «Igual es un buen resultado contra el puntero y seguimos sumando», sostuvo Sand el ex River. (DyN)

Polémicas y lucha de poderes

Se desató un mini escándalo en Boca, y amenaza con terminar en una lucha de poderes. Diego Maradona explotó, dejó de lado el tono conciliador y diplomático y hasta llegó a decir que Marcelo Delgado «no tendrá más lugar en Boca. Se equivocó feo y me faltó el respeto», disparó. Claro, el «Chelo» había declarado que él no necesitaba de una campaña del «10» para tener en lugar entre los 16, en clara alusión al Mellizo Barros Schelotto.

Ni bien detonaron las declaraciones de Diego en el aire, el secretario general de Boca, Luis Buzio, lo paró en seco. Primero dijo que Maradona «no tiene ninguna función en el club», y comenzó a escribir la primera página del conflicto de poderes, remarcando que «yo no me metí nunca con él (por Maradona). Lo respeto por todo lo que le dio a Boca. Pero esta vez se equivocó. Y muy feo». Diego había pedido una fuerte sanción para el «Chelo» porque el delantero dijo que «yo no le pedí jugar ni a Maradona ni a los dirigentes». Esta historia continuará.

Como el encontronazo entre el 'Coco' Basile y Pompillo, porque éste último le ofreció a Diego Cagna la dirección técnica de una categoría de las divisiones inferiores.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios