Un proceso ajeno a la contienda por la presidencia

Ninguno de los candidatos nacionalizó su campaña. Algunos de ellos no tienen referentes en ese proceso. Es el caso de Del Bello y Soria. Larreguy, quien está con Menem, también calló.

Ajena a toda influencia de la interna nacional que vive el partido para elegir presidente.

Esta característica tuvo la interna del PJ rionegrino que recorre sus últimas jornadas antes de elegir el domingo el candidato a gobernador.

A lo largo de toda su extensión no hubo expresiones, por parte de los tres candidatos -Juan Carlos Del Bello, Carlos Soria y Carlos Larreguy-, que vislumbrasen al menos respaldo a éste o aquel aspirante a la presidencia.

Este estilo fue incluso minuciosamente preservado por Larreguy, el único de los tres que ha jugado cartas en la presidencial.

Como se sabe, desde hace cinco meses es el principal referente en Río Negro de "Menem 2003".

Pero se sabe también que a pesar de esa adhesión -forjada en una vieja relación que mantiene el rionegrino con el ex presidente-, Larreguy obtuvo muy poco para su campaña en la provincia.

Se cumplió así una advertencia que durante el otoño le había deslizado el principal operador político del ex mandatario, Alberto Kohan.

- Mirá Larreguy, si querés largarte a la gobernación, largate. Pero a nosotros de aquí a la interna para presidente, sólo vamos a estar abocados a "Menem 2003"- le dijo Kohan cuando el rionegrino fue a decirles que se sumaba a ese proyecto.

La semana anterior, Larreguy vio además frustrada su aspiración de abrazarse con Menem en territorio rionegrino.

Una visita del ex presidente a Cipolletti, para el 8, fue levantada a último momento.

Por su parte Juan Carlos Del Bello independizó su discurso de la interna nacional, pero sin dejar de referenciarse a los aportes que en esa escala ha recibido el peronismo desde ámbitos técnicos.

En su discurso fue permanente la apelación a estudios y diagnósticos sobre distintas realidades socioeconómicas emanados de fundaciones y organismos especializados.

Desde esta perspectiva, Del Bello habló siempre munido de datos y conclusiones sobre los que pivoteó en la búsqueda de ejemplos o en el diseño de alternativas a problemas provinciales.

Así, con afinidad al pensamiento socioeconómico del ex ministro de Educación y ex secretario de Programación Económica, Juan José Llach, Del Bello se referenció en él para hablar de políticas de planificación.

Lo mismo hizo con Juan Carlos Tedesco, que junto con Daniel Filmus es el argentino de mayor proyección internacional en materia de políticas educativas.

- La política no funda el orden social, sólo lo administra. Y para hacerlo con eficiencia, sólo hay un recurso válido: la racionalidad de la cual emergen las ideas- reflexionó ayer Del Bello orillando el final de su campaña.

Hasta avanzado julio, Del Bello había acariciado el deseo de ver a su amigo Felipe Solá candidatearse para presidente.

- Pero aun si esto fuera así, jamás metería esa candidatura en en la del PJ rionegrino para gobernador- comentó en una oportunidad a este medio.

Por su parte Carlos Soria jamás habló de una preferencia para presidente por el peronismo.

Y sólo se referenció con Eduardo Duhalde cuando abordó temas de seguridad. Ahí hizo valer su experiencia como ministro del ramo durante la gestión de Duhalde como gobernador bonaerense.

¿Cuántos irán a la urna?

Tanto entre los tres precandidatos a gobernador por el PJ como en otros planos del partido, existe el convencimiento de que en la elección del domingo votará algo más de la mitad del padrón de afiliados.

O sea, algo más de 20.000 personas.

A esto debe sumarse el aporte de los independientes. Las estimaciones señalan, en general, que puede superar los 15.000.

En función de lo que dice la historia, Roca es ponderada como la ciudad con mayor interés de los independientes a tallar en elecciones internas del justicialismo.

Se considera además que el voto femenino superará al masculino. Una conducta con fuerte raigambre en las internas nacionales del justicialismo.

Por lo demás, hay unidad de criterio en cuanto a la resistencia de los jóvenes a participar, una tendencia sólo quebrada por los aportes que hace la militancia, hoy muy exigua.


Comentarios


Un proceso ajeno a la contienda por la presidencia