Un sector peligroso que espera mejoras

SAN ANTONIO OESTE (Especial) La curva de acceso a San Antonio sigue cobrando víctimas fatales, porque el estratégico tramo, ubicado a escasos metros del cruce de las rutas 3 y 251, está en un completo estado de abandono, no cuenta con iluminación lateral y tiene numerosos baches y sectores de ripio.

El último accidente que se registró en este sector ocurrió hace sólo siete meses, en octubre del año pasado, cuándo Jorge Oñativia, un reconocido vecino de la localidad, impactó frontalmente su Peugeot 505 contra un Peugeot 306 conducido por Juan Carlos Calvo, un hombre oriundo del Alto Valle que falleció en el acto.

En ese choque el conductor local sufrió serias lesiones, que demandaron un largo tiempo de recuperación.

"La velocidad es un factor determinante en este caso, pero el estado de la curva es más que peligroso", reconoció el subcomisario Rubén Vega, titular de la policía caminera local, al hablar de las causas que desencadenaron la última tragedia.

Conmovidos por el violento episodio que generó tres muertos en la víspera, los vecinos de la localidad demandaron que en el tramo se establezcan mejoras que garanticen la seguridad de los automovilistas

Mientras tanto esperan que se concrete la anunciada construcción de las sendas rotondas de acceso a San Antonio, que según lo anunciado en la reciente visita realizada por el presidente de vialidad nacional Nelson Periotti serán licitadas en breve.


Comentarios


Un sector peligroso que espera mejoras