Una excusa para las razias

NEUQUEN (AN)- Travestis y prostitutas son las que más sufren la aplicación del Código Contravencional. En los últimos meses se vienen repitiendo, con alarmante frecuencia, razias policiales que las arrean a la comisaría donde permanecen horas interminables, sin autorización ni para ir al baño.

Un grupo de travestis llevó su queja a la defensoría del Pueblo. La defensora adjunta, Graciela Bordieu, no ahorró críticas hacia el Código. «Es absolutamente inconstitucional. No sé qué esperan los diputados para ponerse a trabajar y dictar uno nuevo», dijo a «Río Negro».

«El código se choca contra la constitución nacional y la provincial, que en su última reforma incorporó los tratados internacionales en contra de toda forma de discriminación», agregó.

Señaló que «las travestis conviven con la discriminación, la sufren todo el tiempo. Desde el acceso a la vivienda propia hasta conseguir un trabajo o aprender un oficio, todas las puertas se le cierran».

Respecto de las razias, indicó que empezar en noviembre. «Las meten en la comisaría a las 11 de la noche y las sueltan al otro día al mediodía», explicó Bordieu. Para privarlas de su libertad invocan el Código Contravencional, que reprime al que utilice «vestimentas contrarias a la decencia pública».

Bordieu recordó que «quien ejerce la prostitución es una trabajadora sexual, no un delincuente. El delincuente es el proxeneta» que las explota.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora