Una flota de camionetas y colectivos

ZAPALA (AZ y AN).-Desde temprano un ejército de combis, colectivos y vehículos procedentes de toda la provincia tapizaron las calles de esta ciudad. El tránsito en proximidades del IFD 13 se transformó en un caos y casi no quedó espacio para estacionar. La policía cortó el tránsito sobre Alaniz y la avenida San Martín se congestionó. Los autos transitaban a paso de hombre y se formaban largas filas.

En el interior de la escuela la marea de simpatizantes desbordó las previsiones de los organizadores. Todas las aulas se colmaron y un nutrido grupo realizó sus deliberaciones en el patio interno del establecimiento.

«La convocatoria es espectacular, esto supera nuestras expectativas más optimistas» señaló un alto dirigente del MPN de esta localidad. Para los organizadores más optimistas, el aparato movilizó 11.000 personas. Aunque nadie precisó cuánto dinero se gastó en la organización del 44 aniversario del partido.

El despliegue de transporte y recursos quebró la habitual tranquilidad también en cercanías del gimnasio del club Tiro Federal.

Los coordinadores se mo

vían como hormigas para no dejar detalle librado al azar para la hora del discurso del gobernador Jorge Sobisch que desembarcó en el gimnasio pasadas las 14.

A pocas cuadras de distancia, los micros que habían llegado desde diferentes puntos de la provincia se amontonaban en cercanías de la terminal buscando un buen lugar para esperar el retorno.

La escenografía del gimnasio cambió como por arte de magia y en pocos minutos un grupo de muchachos colgó varios pasacalles alusivos en las principales vías de acceso a la institución. «Sobisch presidente», decían algunos.

El gobernador ingresó por la entrada principal del gimnasio y avanzó entre la multitud que lo esperaba desde el mediodía, mientras las cámaras de televisión proyectaban su imagen en las dos pantallas gigantes montadas al lado del escenario. En el exterior, más de 2.000 personas deambulaban por las calles próximas al gimnasio. Algunos trataban de ingresar al recinto, otros no ocultaban su desinterés y fastidio.

La situación se desbordó cuando anunciaron que estaban las viandas. Allí, brilló la desorganización porque cientos de personas salieron del gimnasio en busca del sándwich y la gasesosa. Lo mismo ocurrió tras el acto, cuando simpatizantes y punteros se amontonaron por un pedazo de torta o una porción de locro.

Sobisch abandonó Zapala en una camioneta 4×4. Luego, se marcharon sus funcionarios en autos y camionetas de lujo, junto a contratados del Estado que lo hicieron en vehículos particulares.

Notas asociadas: Sobisch reunió ocho mil personas en Zapala y llamó a pelear cada voto  

Notas asociadas: Sobisch reunió ocho mil personas en Zapala y llamó a pelear cada voto  


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios