Una puja de poder desató el crimen en la toma de Regina

El control y manejo de los lotes fue lo que originó la disputa que derivó en el asesinato de Armando Solar. Su hijo quedó en grave estado. La víctima vendía terrenos. El día anterior discutió con su vecino, el principal sospechoso de haberlo matado.



La fiscalía acusó a seis personas por el el crimen en el barrio La Graava.

Una puja de poder por el control de la toma ubicada cerca del barrio La Graava desencadenó el brutal ataque en Villa Regina, donde un hombre murió y su hijo sufrió heridas graves. Seis personas que participaron en los hechos siguen detenidas en forma preventiva.

La toma en el norte de la ciudad tiene una historia de hechos violentos.

La ocupación nació con un movimiento de un grupo de afiliados de la Uocra, que ante la falta de respuestas a sus reclamos presentados al municipio por terrenos, decidió ocupar el predio en el que existía una cancha para actividades deportivas de chicos y vecinos del barrio La Graava.

Todo era controlado por un referente del gremio que encabezaba las acciones en la barriada; pero a raíz de una causa judicial, fue detenido y su lugar ocupado por otro referente, que poco tiempo después fue desplazado en el manejo.

La posta quedó en manos de Armando Solar, que tuvo el apoyo de uno de los hombres que permanece detenido por su homicidio, y con quien además de definir quienes podían ocupar lotes -cobrando para ello- también tenían causas judiciales en conjunto por varios hechos delictivos.

Quienes viven en esta barriada prefieren no hablar por temor a represalias, porque consideran que si bien varias de las personas que controlaban el lugar están detenidas por el homicidio, creen que otros ocuparán su lugar.

Se pudo saber que Solar, mediante diferentes intimidaciones, definía quienes podían quedarse y quienes debían irse del terreno que ocupaban, para luego venderlo a personas interesadas en acceder a un lote.

Solar y uno de los principales sospechosos de su homicidio vivían en el mismo lote, con precarias viviendas separadas a unos metros.

En el día previo al homicidio ocurrido en la noche del sábado pasado, ambos discutieron, y Solar sufrió esa noche una ataque con molotovs. Hubo una denuncia por agresiones mutuas ante la policía.

La noche siguiente, quienes querían tomar el control de la toma se unieron y atacaron a Armando Solar y a uno de sus hijos de 16 años.

Arrojaron una bomba molotov, y luego seis personas ingresaron a la vivienda, golpearon con un palo en la cabeza a Solar, lo apuñalaron, le provocaron cortes con un machete y le dieron golpes de puños y patadas hasta provocarle la muerte.

El hijo de 16 años también sufrió una agresión igual de brutal. Las heridas que recibió fueron de mucha gravedad y por las que aún permanece internado.

A partir la investigación que se inició pocos minutos después del hecho, se logró la detención de los seis atacantes, a quienes se les dictó la prisión preventiva por el delito de “ homicidio agravado por el concurso premeditado de más de 2 personas, tentativa de homicidio simple en grado de tentativa”.


Comentarios


Una puja de poder desató el crimen en la toma de Regina