Vino casero y artesanal: con identidad reforzada

Productores-elaboradores trabajan a conciencia y han conseguido mejoras en calidad, infraestructura y ventas.

Un sector que se afianza en la norpatagonia

Hace cuatro años, un grupo de productores de vino casero y artesanal del norte de la Patagonia se planteó la necesidad de crear un espacio de intercambio entre elaboradores y organismos técnicos, relevar las necesidades del sector, poner en valor y promover la producción de vinos de calidad.

Con esa inquietud se conectaron con distintos organismos como el INTA, el INTI, el Centro de Desarrollo Vitícola (INTA-Corporación Vitivinícola Argentina), el Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV), el Centro Pyme-Adeneu, entre otros, para poder materializar su idea. Así nacieron los Encuentros Norpatagónicos de Elaboradores de Vino Casero y Artesanal. Hoy culmina el IV Encuentro en la ciudad de Neuquén.

El evento comenzó el jueves a las 8 con una nutrida participación de elaboradores, enólogos y técnicos del sector. Durante esa jornada y la del viernes se compartieron charlas, talleres y degustaciones hasta el cierre de la actividad, a las 18.

Para hoy se prevén las visitas a campo, que incluirán un recorrido por viñedos y bodegas de pequeños elaboradores.

“La finalidad de estos espacios es fortalecer al sector con información, momentos de debate y camaradería donde volcar nuestras inquietudes y expectativas, además de sumar a otros productores”, expresó Carlos Murray, elaborador de “Enclave Sur”, de Choele Choel, en Valle Medio.

“En este cuarto evento se han cumplido ampliamente los objetivos trazados”–remarcó– y tuvimos más de 160 inscriptos, lo que denota el interés que generan estas actividades conjuntas”.

El programa de este año incluyó una oferta de capacitaciones que abarcaron desde los aspectos agronómicos y técnicos para lograr vinos de calidad hasta los referidos a la comercialización, a cargo de distintos especialistas y autoridades como el presidente del INV, Guillermo Daniel García.

Otra actividad convocante fue la entrega de evaluaciones de 28 vinos caseros y artesanales a los elaboradores, que este año arrojó resultados muy promisorios (ver recuadro “Puntajes de calidad”).

Entre las charlas específicas se destacaron las referidas al manejo del riego, la madurez de la semilla y el grado alcohólico; aspectos fisicoquímicos y sensoriales en vinos tintos; operaciones comunes a las vinificaciones; correcciones; empleo de la madera y uso de envases de vidrio en la industria vitivinícola, además del relato de la experiencia de una bodega familiar y la presentación de las estrategias del INV en cuanto a comercialización en el mercado interno.

Por último, también tuvieron su espacio temas como el perfil del emprendedor, análisis de los clientes, proveedores y mercados, uso de redes sociales y trabajo colaborativo. La segunda jornada finalizó con una degustación de vinos caseros y artesanales.

Juventud y experiencia en torno a un objetivo común

Según informes del INV, la cantidad de elaboradores de vino casero y artesanal inscriptos en ese organismo es de 41 en la provincia del Neuquén y 35 en Río Negro. Actualmente, el Centro Pyme-Adeneu trabaja con veinte productores artesanales y cuatro caseros, mientras que en Río Negro la Mesa de Elaboradores de la Norpatagonia cuenta con catorce artesanales y cuatro caseros como miembros. En su mayoría son familias de pequeños y medianos productores que agregan valor a la uva en su lugar de origen, para superar la crisis de rentabilidad que supone vender la producción primaria en los canales tradicionales de comercialización.

También se observa una importante integración generacional, manifestada en la convivencia de personas de edad avanzada con jóvenes que apuestan al trabajo, la capacitación y la modernización en pos de la calidad.

Crecimiento reconocido

Por otro lado, muchas familias han realizado una transición de la figura de elaboradores de vino casero a la de artesanal en los últimos cuatro años, lo que les permitió aumentar la producción de 5.000 a 15.000 botellas y comercializar varietales.

Un dato no menor al respecto es que el norte de la Patagonia es la región de la Argentina donde existe la mayor cantidad de elaboradores de vino artesanal y que muchos han sido distinguidos con medallas de oro y plata en catas nacionales e internacionales.

“Con esfuerzo, dedicación y capacitación se pueden obtener productos de excelente calidad integrando en estos microemprendimientos a todas las generaciones de una misma familia productora de vid”, manifiesta Juan Millamán, de “Viñas de Lucía” (San Javier, Viedma).

A esta fortaleza se suma la organización en torno a la Mesa de Elaboradores, conformada en 2011, a través de la cual los productores han participado en talleres, encuentros, compras conjuntas de insumos y hasta una experiencia de comercialización colectiva en Dina Huapi (acceso a Bariloche), en el Mercado de la Estepa, donde tienen su propia góndola.

“Nuestras dificultades no son pocas –señala Murray– y están relacionadas con la falta de acceso al crédito, los costos de los canales de comercialización y la aún escasa difusión del vino de la Norpatagonia, desde los sectores privado y público. Sin embargo –aclara– en estos años de aprendizaje colectivo hemos entendido que estar juntos es lo más valioso que tenemos”.

Por su parte, Jorge Sgrablich, del establecimiento que lleva su apellido en la localidad de Cervantes, cuenta: “Hoy estamos tramitando financiamiento para la modernización tecnológica de todas las unidades productivas de los dieciocho elaboradores que conformamos la Mesa en la provincia de Río Negro, con el objetivo de que cada familia tenga un equipamiento mínimo que le permita mejorar la calidad del trabajo y del vino”.

En cada proyecto que generan, los productores expresan una frase que resume el espíritu del grupo y sus objetivos: “Nos inspira el amor por la tierra y el empuje de las nuevas generaciones, fusionados con la tradición y la experiencia de los elaboradores históricos de la zona. Nos motiva elaborar un producto que nos prestigie a la Norpatagonia y a su gente”.

María Julieta Calí

Área de Comunicaciones

INTA Alto Valle


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios