Violento asalto a un tour de compras que iba a Buenos Aires

Cuando el micro pasó Chichinales, lo hicieron desviar de la ruta. Cinco sujetos armados amenazaron a los pasajeros y les sacaron sólo 100.000 pesos porque tuvieron que escapar de apuro.

Cinco sujetos armados se alzaron con alrededor de 100.000 pesos en efectivo al robar a treinta personas que viajaban en un colectivo de un tour de compras desde el Alto Valle hacia Buenos Aires. Actuaron con mucha violencia, al punto que realizaron un disparo dentro del micro y tomaron un bebé como rehén. Los investigadores creen que se podrían haber llevado mucho más, pero no lo hicieron porque tuvieron que escapar a las apuradas.

Tres de los delincuentes simularon ser parte del pasaje, para una vez arriba llevaron adelante su plan, aunque al parecer no salió como lo tenían planificado y anoche eran perseguidos por efectivos policiales en la zona de bardas al este de Chichinales, prácticamente sin prendas de vestir, porque en la huida se fueron desprendiéndose de las prendas que tenían puestas.

El robo ocurrió alrededor de las 14:30 de ayer sobre la Ruta 22 a unos 15 kilómetros al este de Chichinales, en un colectivo de un privado que se dedica a realizar este tipo de viajes desde el Alto Valle a Buenos Aires para la compra de mercadería.

El monto robado podría haber sido mucho mayor, pero los delincuentes solo quitaron el dinero que los pasajeros tenían en su poder y no revisaron los bolsos que estaban en las bauleras del colectivo, en donde se encontraba el grueso del dinero.

El colectivo (FAP 483) había partido desde Roca. Fue a Centenario y regresó “levantando” pasajeros. Uno de los ladrones subió en Cervantes y otro dos en Villa Regina.

Tras el robo, la policía logró divisarlos a la distancia y comenzó una persecución, que se mantenía al cierre de esta edición por la zona de bardas.

Al cierre de esta edición la policía buscaba en la zona de bardas a los ladrones, que se fueron desprendiendo de sus vestimentas en el escape a pie.

Cuando el colectivo que circulaba por la ruta 22 pasó el puesto de Seguridad Vial de Chichinales y comenzaba a recorrer el camino sobre la meseta norte, los tres se levantaron de sus asientos y sacaron sus armas. Dos de ellos se quedaron para reducir el pasaje, mientras que el tercero bajó hasta el puesto del conductor y amenazándolo con un revólver lo hizo continuar el camino hasta el ingreso a un campo ubicado a la altura del kilómetro 1.100 de la ruta 22. En ese lugar otras dos personas, también armadas esperaban para abrir la tranquera.

“La intención era que nos metiéramos con el colectivo por el camino hacia la costa del río, pero quién manejaba aprovechó que había un charco importante y encajó el colectivo en ese lugar” relató uno de las personas que viajaba en el ómnibus.

Al no poder continuar la marcha hicieron descender a todo el pasaje y los hicieron caminar alrededor de 500 metros en dirección al sur donde comenzaron a sacarles todo el dinero que tenían en su poder y los teléfonos celulares.

Uno de los pasajeros, que si bien no ofreció resistencia sí se encontraba atemorizado por la situación, recibió un culatazo en la cabeza, aunque no sufrió lesiones; mientras que uno de los delincuentes hizo que una mujer que viajaba con su bebé de pocos meses se lo entregara para forzarla a darle el dinero que llevaba.

Según indicaron en ese momento los pasajeros contaba tenían en su poder entre tres mil y cuatro mil pesos, los que estaban destinados a pagar el pasaje de ida y vuelta y el transporte de las mercaderías compradas.

En ese momento otro colectivo que circulaba por la ruta, también de un tour de compras, al ver a la primera unidad encajada, comenzó a tocar bocina y ante el temor de la llegada de la policía los cinco delincuentes emprendieron la huida.

Minutos más tarde pudieron informar a la situación al personal del Area de Seguridad Vial de Chichinales, que en conjunto con personal de la Comisaría 40 de la misma localidad, efectivos de la Comisaría Quinta, de la Comisaría Rural 35, del Coer de Villa Regina y de General Roca, iniciaron un operativo para dar con los sujetos.

Los uniformados lograron divisarlos a poco más de 300 metros, y los delincuentes en el escape comenzaron a desprenderse de sus ropas, algo de dinero y hasta las zapatillas; aparentemente con la intención de una vez en la costa arrojarse al agua del río Negro para continuar con el escape.

Asimismo se pudo saber que el grupo se había dividido en dos, y mientras unos escapaban en dirección a Chelforó, otros lo hacía en dirección a Chichinales.

Sin embargo, hasta el cierre de esta edición, la policía no había logrado dar con los delincuentes.

Datos

Al cierre de esta edición la policía buscaba en la zona de bardas a los ladrones, que se fueron desprendiendo de sus vestimentas en el escape a pie.

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios