Zurda afilada

Después de entrenar, Manu estará atento a la tevé. Hoy se define el rival con el séptimo juego entre Miami y Detroit.

En el Este están en el séptimo juego y la espera de Manu para conocer el rival en la final de la NBA se prolongará hasta esta noche. Hoy, en Miami, los Heat recibirán a los Pistons, que vienen de ganar el sexto partido por el 91-66 y con el 3-3 alargaron la serie al máximo posible. Los Spurs de Ginóbili no tienen un preferido para enfrentar en la definición, porque están confiados en su facilidad para “leer” al adversario y aprovechar su lado “flaco”. Sea, cual sea. Puestos a elegir, quizás, no se inclinarían por Detroit, el actual campeón. Los muchachos de Larry Brown, con su reconocido trabajo defensivo, son capaces de anular al más “pintado” y siempre es mejor tenerlos lejos. Miami es un equipo más previsible, porque dependen en demasía de la buena noche de la dupla Shaquille O’Neal-Dwyane Wade. Justamente en esta última caída ante Pistons, no estuvo Wade, quien por un tirón en un músculo del tórax se bajó de la formación base antes de iniciar el partido. Hasta aquí, promediaba 27 puntos en los play offs, y los Heat lo sintieron. Esta ausencia le sacó presión a Richard Hamilton, responsable de tomar al base rival, que además se convirtió en la carta ofensiva de Detroit. “Rip” anotó 24 puntos, 10 de 17 en tiros de cancha, con 6 asistencias y 6 rebotes. Tayshaun Prince contribuyó con 16 y Chauncey Billups agregó 14; aunque las mejores páginas de las estadísticas fueron para la tarea defensiva. Para mostrar la efectividad en la marca, vale apuntar que Miami llegó a los 50 puntos recién cuando faltaban ocho minutos en el período final. Los Pistons ya estaban 26 puntos arriba en las cifras. La ofensiva de los Heat pasó por las manos O’Neal (24 puntos y 13 rebotes), que también tiene problemas físicos, por una molestia en el muslo . “Tienen menos penetración. A Wade le gusta llegar hasta la canasta y su ausencia afectó mucho a su juego”, advirtió el entrenador Brown. “Dwayne, al igual que Shaq, hacen jugar mejor a todos los demás. Dwyane tiene el mismo efecto en el juego en ambos lados de la cancha. Obviamente esto nos ayudó”, reconoció Hamilton. Al momento de enfrentar a los micrófonos, O’Neal reflexionó que “ellos hicieron lo que debían hacer en su casa. Ahora, nosotros tenemos que hacer nuestra parte. En el séptimo partido tendremos la obligación de ganar y no hay margen para cometer errores’’. Hoy va el séptimo y definitivo encuentro en Miami, donde los Heat sólo perdieron uno de los siete encuentros que disputaron en los play offs, aunque no hay seguridad de que pueda estar Wade. En San Antonio, Manu lo seguirá atentamente por tevé y esperará por el rival de la gran final, que arrancará el jueves. (DPA/AP/AN)


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora