Un desafío que trepa al cerro Otto

La tradicional carrera por caminos de montaña se realizará el 28 de este mes. En esta edición serán 15 km de trayecto en ascenso por senderos en el bosque.

14 ene 2018 - 15:26
Comparte esta noticia

El esfuerzo y la constancia vuelven a ponerse a prueba en la ladera del cerro Otto. La tradicional carrera que se inició hace más de 20 años, según recuerdan los propios protagonistas, volverá a ofrecer los caminos de montaña a los atletas de la región.

Este año los organizadores prepararon un nuevo circuito con más exigencias. En total serán 15 km de trayecto en ascenso y a través de senderos que se internan en el bosque patagónico. Quienes se inician en la actividad también podrán disfrutar de un evento único en su tipo, a través de una adaptación de solo seis kilómetros. La cita es para el 28 de enero. El punto de partida, como es habitual, será el pequeño playón del camino de acceso en el kilómetro 1 de la avenida Pioneros.

Hernán Ferreyra es el encargado de mantener viva una tradición que inició Carlos Jara a mediados de los 90. “No lo conocí, pero sé que le apasionaba el atletismo”, comenta y deja entrever el lazo que une a los deportistas.

La constante superación de los participantes obligó a Hernán a repensar el circuito propuesto y extenderlo en tres kilómetros respecto al año pasado. “Muchos corren carreras de aventura”, aclaró acerca del buen nivel competitivo demostrado en otras ediciones.

Para él, el cerro Otto es “perfecto” para esta competencia por la “altimetría” que tiene el lugar. El corredor, y entrenador de jóvenes talentos, confió que no se trata de un circuito sencillo pero que los que entrenan en forma regular pueden optar por la versión que los llevará hasta la confitería giratoria.

La carrera

“En esta carrera te encontrás hasta con turistas”, deslizó Hernán acerca de la aceptación que logró la trepada al cerro Otto. Como atleta, barilochense por adopción, se entusiasma cuando relata el recorrido que se pensó para los participantes.

A partir de los testimonios que recolectó en los últimos años, explicó que los corredores disfrutan especialmente de la “curva Bariloche”, un punto en el que “la mayoría te dice que mirás y se te olvida el cansancio”.

Pero este punto no es el único atractivo en un itinerario que se caracteriza por una subida “matadora” que se logra completar luego de nueve kilómetros. Los competidores solo tienen algunos sectores planos para tomar aire antes de llegar a la cumbre y comenzar un descenso que utiliza las pistas de esquí nórdico que hay en el lugar.

El máximo exponente de este desafío continúa siendo Raúl Mansilla quien en 2009 completó el circuito de 12 kilómetros en 45 minutos y 52 segundos. Un récord que aún no pudo ser superado.

Las inscripciones se realizarán a través de un formulario web, y los corredores serán reunidos en grupos de acuerdo a su edad y sexo, con categorías que comienzan con los jóvenes de hasta 19 años y se prolongan hasta aquellos con más de 70 años.

“Los corredores disfrutan sobre todo de la curva Bariloche, un punto en el que la mayoría te dice que mirás y se te olvida el cansancio”,

TAGS.