Más conexión con los hijos ayuda a detectar el ciberbullying

Una experta dictó un taller en Cipolletti. Remarcó la importancia de que los padres estén más cerca de sus hijos.

14 nov 2017 - 00:00
Comparte esta noticia

Existe una huella digital, que no es precisamente la que marca nuestra identidad a través del dedo pulgar sino más bien que nace en el ciberespacio y permanece en él por tiempos indefinidos. Esta huella digital reúne fotos, datos y videos (entre tantas otras cosas) de cada persona. Esta descripción es la que toma en cuenta la licenciada en psicopedagogía María Zysman para abordar la problemática del bullying y también del ciberbullying.

Estudiantes, docentes y padres participaron de una serie de talleres que brindó en la escuela “Estación Limay”. Explicó que se habla de bullying cuando se busca intencionalmente avergonzar al otro frente a la mirada cómplice de los demás para sentirse mejor o para tener un sentimiento de pertenencia. “Se busca de todas las maneras posibles amedrentar, asustar o amenazar a un par”, explicó la especialista. Este tipo de conducta se caracteriza, además, por darse en la edad escolar. Cuando este amedrentamiento se traslada a las redes sociales, se denomina ciberbullying.

“En las redes sociales se agranda muchísimo la vergüenza. Lo que en bullying queda en el cara a cara, en las redes sociales tienen un gran escenario. Ya no son solo los de la escuela, por ejemplo de Cipolletti, sino también de Neuquén y de la región. Se busca viralizar, y cuanto más transgreden ciertos límites, esto se da más fácilmente”, resaltó.

Zysman habló de la necesidad de “conectar” con los hijos y estar atentos a cualquier tipo de cambio en la personalidad o hábitos que se perciba en ellos. Señaló que si un chico tiene acceso a las redes lo ideal sería que haya un adulto que lo acompañe. Por otro lado, dijo que cualquier cambio que surja en los chicos puede ser una señal de que algo está pasando. Esos cambios se pueden observar, por ejemplo, en la forma de relacionarse con los padres, si deja de dormir, de comer, si está triste y también si se observan actitudes prepotentes.

La especialista explicó que los niños y adolescentes no cuentan lo que atraviesan por miedo a la reacción de los padres o docentes.

Especialista
en acoso escolar
Licenciada en Psicopedagogía de Universidad del Salvador. Tiene posgrados en Autismo y TGD y en Déficit de Atención y Dificultades de Aprendizaje de Universidad Favaloro. Formó parte de la Unidad Sanitaria
Nº 21 en Bologna, Italia. Autora del libro “Bullying: cómo prevenir e intervenir en situaciones de acoso escolar”. Directora del equipo “Libres de Bullying”.
Cipolletti

TAGS.

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día” Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.