Energía Producción

Despegan los pozos de Vaca Muerta

Pese a que cayó de forma marcada la perforación en 2016, aumentó la producción de gas y petróleo de la formación no convencional. Las extracciones de gas fueron un 15% más productivas y las de petróleo triplicaron su performance según un estudio privado.

16 feb 2017 - 00:00
Comparte esta noticia

La foto de Vaca Muerta después de un 2016 complicado muestra una fuerte retracción de la actividad general. Sin embargo, debajo del crítico panorama, empiezan a aparecer algunos “brotes verdes” que llevan a pensar que el panorama puede cambiar en el mediano plazo.

Según un estudio de la consultora Hub Energía, una fusión de la ex Freyre & Asociados y Código Energético (del consultor Luciano Codeseira), la productividad de los pozos de gas y petróleo subió de forma notable el año pasado.

Para el caso del gas, acaso el más relevante de cara al futuro energético del país, las perforaciones produjeron un 15% más respecto a las de 2015. Para hacer este cálculo, se tomó la producción acumulada promedio de un año, un lapso de tiempo considerable para instalaciones cuyos números pueden llegar a variar de forma determinante de un mes a otro.

De a poco, los números argentinos empiezan a parecerse a los de Marcellus, la referencia gasífera de Estados Unidos.

En el caso del crudo, la suba es aún más espectacular: la producción de shale oil por perforación se triplicó entre 2015 y 2016. Hay algo más meritorio en este caso. Aunque la cantidad de pozos perforados con objetivo a hidrocarburos líquidos cayó a la mitad, la producción aumentó casi un 40%. Música para los oídos de quienes piden más productividad a Vaca Muerta.

La explicación de estas variaciones está en las mejoras técnicas aplicadas a los pozos. YPF, por lejos el mayor productos de shale y tight gas, consiguió estandarizar sus perforaciones horizontales y manejar mejor los volúmenes de hidrocarburos en los primeros meses de vida.

Las operadoras privadas también consiguieron muy buenos pozos, sobre todo en petróleo, a partir de la aplicación de diversas técnicas, como más cantidad de fracturas y recorridos horizontales más largos.

Costo de los pozos

Pero hay una variable clave que está fuera de este análisis, y es el costo de los pozos. En el mundo del shale, la máxima resulta sencilla: a más largo el pozo, más crudo o gas se sacará. El problema radica en qué punto se equilibra la ecuación económica.

Según coinciden las petroleras, las perforaciones horizontales de 1.400 metros de rama lateral deberían costar unos 7 millones de dólares para que Vaca Muerta arranque. Hoy apenas se consiguió bajar de los 10. Se trata de un buen número si se considera que los primeros pozos arrancaron en los 14 millones, e incluso hubo algunos que superaron los 20.

Las empresas aducen que uno de los principales puntos para bajar el costo de perforación es la mano de obra. Hacia allí se apuntó con el denominado acuerdo de Vaca Muerta, mediante el cual se agregó un adenda al convenio colectivo de trabajo para reducir los costos laborales.

No existe todavía un estudio concreto del impacto que tendrán estas nuevas reglas del juego en el valor final de las perforaciones, pero las empresas tienen la expectativa de que el componente del trabajo pueda bajar un 30%.

Con eso en la mira, bucarán ahora trasladar esas rebajas hacia abajo en la cadena de contrataciones, tratando de ajustar los costos.

El otro punto que podría cambiar la ecuación es la mayor apertura de importaciones. Aunque no hay estadísticas específicas sobre el rubro –quedan disfrazadas adentro de otros grandes grupos–, fuentes del sector confirmaron a este medio que se agilizó el ingreso de muchos insumos clave para el sector. Esto podría abaratar algunas operaciones, sobre todo las asociadas a los “fierros”.

El último punto que podría torcer el tablero es el de la logística. Bajar los costos del transporte de arena a través del ferrocarril, por ejemplo, podría ser clave para reacomodar los números en el sector.

Los números
3 veces
creció la productividad promedio de los pozos de petróleo en el último año, según la consultora.
1,03
miles de millones de pies cúbicos de gas produjo un pozo promedio de shale gas.
corresponsalía neuquén
Últimas noticias de ésta sección