Energía Combustibles

¿Quién es el dueño de los surtidores?

Tras la desregulación del precio del crudo los estacioneros reclaman la liberación de los surtidores. Buscan mejorar su rentabilidad.

En medio del enfrentamiento entre el gobierno y la petrolera nacional, los expendedores buscan tener el control de los precios.

12 oct 2017 - 00:00
Comparte esta noticia

El presidente de YPF, Miguel Gutiérrez, sacudió las estanterías del gobierno nacional días atrás cuando en respuesta a la desregulación del precio del crudo dispuesta por el ministro de Energía, Juan José Aranguren, aseguró que en el país “no hay libre mercado”. Ahora los que tomaron la posta en los reclamos son los expendedores quienes aseguran que “en Argentina no va a haber un real libre mercado hasta tanto no se libere el precio de los surtidores”.

El reclamo de los expendedores no es nuevo. El primer proyecto para permitir que cada estación fije sus precios de venta se presentó en 2001 durante el gobierno de Fernando De La Rúa.

Mucha agua pasó bajo el puente desde entonces pero, mientras en la última década el parque automotor nacional creció aceleradamente y se dispararon los volúmenes de combustibles vendidos, a lo largo y ancho del país fueron 2.000 las estaciones de servicio que bajaron la persiana y echaron a sus empleados.

“Gutiérrez habla de libre mercado pensando en la liberación de las importaciones, pero nosotros pensamos en un verdadero libre mercado que pase por poder fijar nosotros, los expendedores, los precios de venta de los combustibles”, aseguró el presidente de la Cámara de Expendedores de Río Negro y Neuquén (Cecrnn), Marcelo Pirri.

El referente del sector recordó que actualmente hay tres sistemas de comercialización: en uno el valor de los combustibles al público es fijado directamente por sistemas informáticos controlados por la petrolera. Este es el sistema que utiliza la principal compañía del sector, YPF, que comprende al 55% de las estaciones del país y más del 70% de las patagónicas.

El segundo establece un precio sugerido de parte de la petrolera, el cual no sólo está ligado al precio al cual se les facturarán las siguientes ventas, sino que también está limitado por los valores que fija la competencia, en especial YPF.

El tercero es el sistema de bandera blanca, el único en el que los estacioneros fijan precios ya que compran a distintas marcas.

“Lo que pedimos es poder fijar nosotros los precios de venta, porque no es lo mismo una estación chica y alejada que tiene altos costos, que una estación con un alto nivel de venta que podría incluso hacer promociones para ganar más mercado”, remarcó Pirri.

Para los estacioneros el eje del proyecto que se debate actualmente en el Congreso de la Nación es la liberación del margen de comercialización. “No debería estar sujeto al precio de los combustibles porque el precio lo fijan las petroleras”, señaló Pirri y recordó que esa ecuación deja de lado otros costos, como el laboral.

“El año pasado tuvimos un incremento en los precios de los combustibles promedio del 30% pero sólo el costo laboral subió más de un 40% y si bien no es lineal su incidencia planteamos por esto mismo que se aplique un cálculo diferente que tenga en cuenta el costo salarial también”, indicó Pirri.

Precios diferenciados

Uno de los puntos que enardece a los expendedores es la variación de valores que en los surtidores de una misma zona aplican las compañías petroleras. “YPF aplica un precio en las estaciones de Roca que es más caro que a las de Neuquén y eso es para nosotros una competencia desleal porque la persona que hace ese tramo, lógicamente va a cargar en Neuquén y no en Roca, porque allá es más barato”, remarcó Pirri.

La denominada “zona de promoción” comprende a la ciudad de Neuquén, Plottier, parte de Centenario y Cipolletti en donde la mayoría de las estaciones de servicio de bandera muestran los valores más bajos de la zona.

Esta variación de valores mostraba ayer que mientras para las estaciones de Neuquén capital y Plottier YPF marcaba 18,90 pesos por litro de gasoil grado 3 y 17,33 para el de nafta grado 3, la misma firma aplicaba en General Roca un 2,62% más en el gasoil ($19,41) y un 5,09% en la nafta premium, que se vendía a 18,26 pesos por litro.

Los expendedores dan por seguro que esos precios no se mantendrán por muchos días más, dado que esperan que luego de las elecciones del próximo domingo 22 aumente el valor de las naftas. “Estimamos que es inevitable que haya un aumento en los precios pero que recién va a darse después de las elecciones”, indicó el titular de la Cámara y agregó que “lo que pasó con los precios para el segmento mayorista es un claro indicio, pero el precio final va a depender de las compañías”.

El mes pasado las operadoras incrementaron, luego de la liberación del precio del crudo, los valores para el canal mayorista en un promedio del 11%. En el sector de los expendedores al consumidor final se espera que la suba se traslade a los surtidores pero en una menor medida, a razón de un 8 ó 9%.

El debate en Diputados

El tratamiento del proyecto de Ley se encuentra en la comisión de Energía de la cámara baja y tuvo el mes pasado un revés cuando desde YPF se pidió participar de las reuniones, pero una vez fijada la fecha del encuentro desistieron de participar y solicitaron un nuevo día con un margen mayor para preparar su exposición. Para los defensores del proyecto, impulsado en conjunto por la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines (Cecha) y el sindicato de los playeros (Soesgype), “es un pedido extemporáneo”.

“Cuando comenzó el debate pedimos que se invite a todas las compañías a exponer y sólo vino Shell”, contó Pirri y agregó que “ahora desde Cecha planteamos que esta nueva reunión se de a principios de noviembre para poder llegar antes de fin de año con el dictamen de la comisión”.

“Los expendedores necesitamos tener un marco regulatorio porque necesitamos tener una continuidad del negocio más allá de los vaivenes políticos”, remarcó Pirri y señaló que “si esperamos 15 años para lograr la modificación de las comisiones que logramos este año, no nos parece imposible lograr esta Ley”.

El debate aún no tiene fecha y además de la liberación del precio la iniciativa contempla otros puntos complejos para el mercado de los combustibles como es por ejemplo la prohibición de que una compañía tenga más del 15% del mercado de ventas, planteo que de aplicarse implicaría que firmas como YPF deban desprenderse de parte de su estructura de comercialización.

fue el año en que se presentó el proyecto para liberar los precios.
corresponsalía Neuquén

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día” Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.