La concesión del EPAS se cocina en el fuego cruzado con el MPN

Provincia e intendente aseguraron que la firma “está cerca”. Hubo aspectos que por indicación del Municipio se corrigieron y Quiroga quiere que sea su legado.

16 feb 2017 - 00:00
Comparte esta noticia

La ministra de Educación Cristina Storioni dijo que el contrato de concesión del EPAS “debería ser el segundo que firma” el gobierno provincial con un municipio, de Neuquén, luego del que selló con Junín de los Andes. La titular de la cartera educativa asistió ayer, en nombre del gobierno provincial, a la apertura de las sesiones del Concejo Deliberante, e indicó que “están establecidas las condiciones y de hecho el gobierno de la provincia corrigió algunas situaciones que habían planteado los técnicos del municipio”.

Adujo que acompañarán al intendente Horacio Quiroga y esperó que “sea lo más pronto posible” e indicó que “las figuras de quienes conducimos áreas del Estado debe ser espontáneo”, en relación con la probable reunión con el gobernador para proceder a la firma.

El intendente de la ciudad capital dijo que no quería “despedirse del pueblo de Neuquén sin haber firmado el contrato de concesión del EPAS” e indicó que estaba al tanto de lo que realizan los equipos técnicos “que aún no me han girado el convenio”.

Indicó que se está analizando el costo económico de la concesión, que al estar en la esfera del gobierno provincial se va a tener que hacer un desglose para que atienda sólo la ciudad de Neuquén. Volvió a comparar el servicio de concesión a la cooperativa CALF que es monopólico durante los 30, 40 o 50 años que dure la concesión.

En su discurso, deseó que el contrato con el EPAS “garantice un plan de inversiones que permite tener un servicio de agua y sobre todo de saneamiento acorde al crecimiento de la ciudad”. Afirmó que “mientras no exista ese contrato, como poder concedente no podemos exigir obras que mejoren el servicio ni aplicar sanciones por incumplimientos”.

Tras recordar que desde la gobernación de Jorge Sobisch se reclama la concesión, reconoció que “estamos más cerca que antes de llegar a un acuerdo a partir del trabajo en conjunto que se ha realizado en la mesa técnica que se conformó pero todavía nos falta resolver algunas cuestiones”.

Diagnosticó que el servicio de agua y saneamiento no ha estado a la altura del crecimiento de la ciudad por no haber previsto el impacto de la expansión del sistema..

Dijo que lo que el municipio capitalino quiere es un EPAS que se denomine Servicios Neuquén, con un concepto y estructura de empresa prestadora de un servicio que en vez de ser privada sea una empresa pública. “Pero la queremos como empresa, para eso el contrato de concesión debe ser claro, para discutir siempre con el prestador”, remarcó y ejemplificó que el convenio que se busca es parecido al que se tiene con la cooperativa eléctrica CALF.

“A cualquier empresa le das un contrato al tiempo que quiera, 30, 40 o 50 años, y no dice que no, porque es una herramienta financiera importantísima, porque se trata de un contrato de carácter monopólico y con una expansión de las prestaciones de servicio, es decir, que te vaya mal con eso es como chocar una calesita”, expresó.

Empleados
618
agentes tiene el Ente Provincial de Agua y Saneamiento. Es la segunda empresa estatal después del EPEN.
Neuquén