Esto dice la normativa que permitió el traslado de Kielmasz a Roca

Le dieron permiso por 20 días para estar en el penal 2, a fin de que pueda estar en contacto con su familia.

21 abr 2017 - 12:01
Comparte esta noticia

El arribo al penal de Roca del único detenido por el primer triple crimen de Cipolletti, Claudio Kielmasz, generó polémica. Fue autorizado a volver al Alto Valle para tomar contacto con su familia, a tres años de quedar nuevamente libre.

Declarado por los peritos como un “psicópata”, por lo que se le negó en varias oportunidades su solicitud para las salidas transitorias, sí se le permitió el regreso a la zona. Arribó el pasado domingo desde La Pampa, tras vivir en las cárceles de Neuquén, Río Gallegos, Viedma y Santa Rosa.

Para la decisión, se tomaron como argumentos varios artículos del decreto 1136/97 (Reglamentación del Cap. XI de la ley 24.660).

“Cuando el Servicio Social constatare que los familiares comprendidos carecen de los medios económicos indispensables para trasladarse al lugar en que se encuentre el interno, se iniciará de inmediato las gestiones destinadas a facilitar su traslado y estadía”, explica el artículo 43 de esa normativa.

Los requisitos, según el artículo 44 de la misma disposición, son:

- Estar alojado en un establecimiento que se encuentre a más de 300 kilómetros de la residencia de sus familiares;

- Registrar una permanencia continuada en el establecimiento no inferior a seis meses;

- Poseer, en el último trimestre, conducta y concepto “bueno” (puntaje 5, del 1 al 10), como mínimo;

- Contar con el dictamen favorable del lnstituto de Clasificación, que evalúa al interno.

Los trámites para cumplir con este pedido pueden contar con la ayuda de “otros organismos oficiales de nivel nacional, provincial o municipal, los recursos de la comunidad o a los organismos mencionados en el artículo 168 de la Ley de Ejecución de la Pena Privativa del a Libertad N° 24.660”.

Kielmasz fue condenado a prisión perpetua como “coautor de secuestro agravado y reagravado seguido de muerte”, pero utilizando el antiguo sistema del conocido “2x1”, la pena se le redujo a 25 años.