alumnos están actualmente en el nivel medio educativo provincial en Río Negro, según datos del ministerio del área.

Fadecs: se cerró el conflicto y las actividades volvieron a la normalidad

Ayer se acordó la incorporación de

las despedidas a la órbita provincial.

De a poco la Facultad volvió a

su ritmo habitual.

13 oct 2017 - 00:00
Comparte esta noticia

Los semblantes cambiaron ayer en la Fadecs. Con el conflicto de las ex trabajadoras resuelto en la Secretaría de Trabajo y la desocupación de las instalaciones universitarias, las actividades académicas y administrativas volvieron a la normalidad.

Por la tarde, las partes involucradas en los últimos conflictos se reunieron en una mesa de diálogo que cerró como se esperaba. Tres de las personas que mantenían las medidas de fuerza serán incorporadas, en las próximas semanas, a tareas de maestranza como parte de la planta provincial. “Salimos conformes. El gobierno se comprometió a ingresarnos, para ser parte de los estatales. Vamos a dejar de ser tercerizados, y eso nos llena de alegría”, comentó a “Río Negro” Claudia Reyes, una de las ex trabajadoras afectadas.

El acuerdo conformó a los involucrados, pero Reyes agregó que “si bien no ganamos esta lucha, esperamos que en algún momento la universidad respete el convenio de trabajo”.

Las celebraciones no se hicieron esperar afuera de las oficinas de Trabajo provincial. Mientras se retiraban algunos de los presentes, quienes mantuvieron ocupado el decanato durante unos seis meses, festejaron la respuesta obtenida. El espacio de diálogo se concretó con la presencia de Lucas Pica, el gobierno provincial, junto a las autoridades de la UNC y referentes de CTA.

“El martes se presentan estas personas a complementar la documentación para un contrato laboral en el mismo área. Estamos muy contentos, porque podemos recuperar la normalización de ambas facultades, y lo hacemos dialogando”, explicó Daniel Nataine, vicerrector de la UNC y quien estuvo en la sede local en los últimos días.

En el encuentro, también, se pudo conversar sobre los salarios adeudados, desde tiempo atrás. Al respecto, Nataine aclaró que “está tramitado por la universidad y asumimos el compromiso de que, con la complementación de la documentación, van a ser convocadas las personas para cobrar esos días”.

De esta manera, todas las partes dieron por concluido el conflicto. Sin embargo, sigue en curso la causa iniciada en el Juzgado Federal de Roca, que aún no ha tenido sentencia.

Normalidad

En tanto que en la Fadecs, en la mañana de ayer, las autoridades recorrieron el decanato y constataron las condiciones en que se encontraba el edificio.

Esa fue la imagen simbólica de la gestión que encabeza, ahora, Andrés Ponce de León, para dar cierre a un largo proceso, con idas y vueltas, que incluyó el cambio en la conducción de la sede.

“Estamos muy contentos, porque podemos recuperar la normalización de ambas facultades, y lo hacemos dialogando”.
Daniel Nataine, vicerrector de la UNC.
El dato
6
meses duró la ocupación del Decanato. Durante este periodo no hubo normalidad en el dictado de clases.
Jorge Vergara
jvergara@rionegro.com.ar
Opinión

Solución mágica
Casi mágicamente apareció el acuerdo. En dos días se resolvió un conflicto de más de un semestre. Y eso produce sensaciones encontradas. Por un lado el alivio lógico del fin de la toma de la Facultad y la vuelta a una normalidad que costará recuperar. Por el otro, el camino elegido que sienta un mal precedente.
Lo más complejo es el mensaje. Para terminar de una vez por todas con la ocupación del Decanato, el gobernador Alberto Weretilneck instruyó a funcionarios suyos para que tomen cartas en el asunto. Decidieron sumarse al diálogo para lograr una salida en una institución nacional, en la cual no tienen jurisdicción laboral y aportaron una idea llamativa: absorber a las protagonistas de la toma y sumarlas al ya numeroso plantel de agentes del Estado.
¿Premio a la lucha?. De ningún modo, porque si ese fuera el criterio, cada uno de los que tomó una institución se hubiera garantizado un puesto de trabajo en la provincia. Pero en definitiva fue un premio inexplicable si uno mira el enorme daño causado a la Facultad como institución y porque la vía de las tomas no es el camino a seguir cuando se reclama algo.
Resulta llamativo que la CTA, encabezada por Rodolfo Aguiar, apareciera nuevamente en escena cuando había algo positivo para anunciar. Esa agrupación sindical estuvo con las trabajadoras en conflicto al inicio de los reclamos, se fue y volvió para la frutilla del postre, no sin antes hacer bastante ruido con una ocupación del predio al inicio de la semana.
Es asombroso esto de que el sector más combativo con el gobierno provincial, que tenía las relaciones rotas con Weretilneck, que protagonizó reclamos muy duros en distintas ciudades, de pronto aparezca en el rol de salvador con una respuesta que bien podría haber dado la provincia mucho antes. Es decir, le dejaron servido el protagonismo a Aguiar y su gente, en tiempos de mejores relaciones.
Roca

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día” Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.

Últimas noticias de esta sección