A pesar de la falta de agua, las represas del Comahue sostienen la energía en la ola de calor

Las principales hidroeléctricas de los ríos Limay y Neuquén elevaron considerablemente su generación en las últimas horas. Al menos un embalse ya se encuentra por debajo de la línea mínima extraordinaria. En Buenos Aires y el Conurbano se registran extendidos apagones que afectaron a más de 200.000 usuarios.

La ola de calor se siente con fuerza no solo en los cuerpos y termómetros, sino también en el sistema eléctrico nacional que en gran medida está siendo apalancado con la generación de las centrales hidroeléctricas del Comahue, las afincadas sobre los ríos Limay y Neuquén. La mayor generación que están teniendo marca una nueva baja en los embalses que se encuentran comprendidos por la Emergencia Hídrica declarada el año pasado.

De acuerdo a los registros oficiales de la Compañía Administradora Mayorista del Mercado Eléctrico (Cammesa) las represas de la zona elevaron hasta los 3457 MW su generación en este mediodía, en el pico de demanda nacional que se registró justo antes del inicio de los apagones en Buenos Aires.

En ese momento, la demanda eléctrica nacional marcó un nuevo récord con 27.178 MW cerca de las 13.10. De ese total, la mayor parte de la energía se generó en las centrales térmicas, en buena medida apalancadas en la quema de gasoil, fuel oil, e incluso carbón.

Pero lo más llamativo fue que nuevamente, como sucedió en la ola de calor de fin de año, desde Cammesa se solicitó una mayor generación a las alicaídas represas del Comahue. En el caso de El Chocón, las gráficas reflejan cómo se elevó el turbinado que llegó hasta los 606 metros cúbicos por segundo, prácticamente el doble de los 359 metros cúbicos por segundo que estaban girando en las turbinas hace apenas dos días.

La erogación de Alicurá contrasta con el magro nivel de ingreso de agua al embalse.

Otro punto llamativo de las represas de la zona es el de Alicurá, la represa del río Limay que se ubica primera, río arriba. Este complejo se encuentra turbinando 543 metros cúbicos por segundo, cuando solo recibe un ingreso de agua de 114,79 metros cúbicos por segundo, por lo cual su embalse sigue disminuyendo a pesar de que desde hace diez días se encuentra por debajo de la línea mínima extraordinaria.

El plan de generación diseñado a partir de la declaración de la Emergencia Hídrica en la región, comprende dos aspectos: por un lado que no se debería bajar los caudales por debajo del nivel mínimo extraordinario, algo que vemos que ya ocurre en Alicurá.

En tanto que el segundo eje es que el turbinado se realiza en las represas ubicadas aguas arriba, para garantizar que otra represa aguas abajo pueda aprovechar esa agua. Esto es lo que está haciendo que el embalse de El Chocón haya mejorado su nivel en los últimos días.

La ola de calor llevó a que El Chocón multiplique su generación eléctrica y por ende la erogación de agua.

Sin embargo, el nivel de generación que está registrando actualmente esta central no podrá ser retenido por mucho más tiempo por el pequeño embalse de Arroyito, el único que de momento mantiene estable la erogación en 320 metros cúbicos por segundo.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios



Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora