«A veces la gente tiene un pensamiento fascista»

El prolífero actor Eduardo Blanco pasó por el festival.

MAR DEL PLATA (Nuria Docampo Feijóo, enviada especial).- Con su divertida locuacidad y energía, Eduardo Blanco desembarcó en «La Feliz» como uno de los invitados de honor del Festival.

Para dar una idea de la trascendencia de las películas que viene haciendo («El hijo de la novia», «Luna de Avellaneda» y «Conversaciones con mamá») tan sólo hay que verlo conversar con una periodista rusa, quien está en la ciudad también como invitada. «Es que me trajo la revista donde salió «Conversaciones»… Y yo le dije: pero está en ruso… Y ella me dijo que la foto no. Tiene razón, mirá, acá estamos con China (Zorrilla). Mi nombre escrito en Ruso ya lo había visto cuando viajamos por «El hijo»… Es genial, ¿no?», dice Blanco, mientras nos sentamos en el lobby del Hermitage.

– ¿Cuánto tarda una película en soltarte?

– Bueno, apenas termina el rodaje uno hace una especie de duelo con el personaje. La película en cambio, hay que acompañarla más.

– El año pasado, además de «Luna de Avellaneda» estrenaste «Conversaciones con mamá». ¿Cómo fue trabajar con China Zorrilla?

– Excelente. Ella es una persona muy talentosa y generosa. Ojalá uno pudiera llegar a esa edad, primero. Y ojalá después uno pudiera llegar así… Además fue alucinante poder estar en esas dos películas. Un privilegio.

-Vos mismo mencionaste an-tes el tema que se generó a raíz de la publicación, en este mismo diario, de ciertas opiniones de Adolfo Aristarain hacia «Luna de Avellaneda»…

– Sí, te dije y te digo que me duele porque es un director al que admiro mucho. Yo entiendo que a cada uno le puede gustar o no gustar una película, pero creo que entre colegas opinar públicamente no favorece a nadie. No es la televisión donde hay una competencia directa que quizás pue-de de golpe dejar sin trabajo a unos a otros, dependiendo del rating. Son las reglas del juego. En el cine si a mi película le va bien en Buenos Aires y en el exterior, es como que nos va bien a todos. Eso es lo que no entiendo ni comparto. Todo el cine argentino está viviendo un momento de proyección internacional y eso hay que cuidarlo, porque sino uno pued c… Lo que no se puede dudar es que las películas de Campanella han abierto el mercado y además que por ejemplo «El hijo de la novia» en España fue un fenómeno social y esto favoreció mucho al cine argentino.

-¿Creés que hay una especie de movida «anti Campanella» por el tipo de cine que hace?

– No, no creo que sea puntualmente con él. Yo he visto a un periodista argentino, que en su momento hasta fue funcionario del Gobierno de la Ciudad, que escribió en una revista francesa cosas pésimas de «Historias mínimas» y de «El hijo de la novia». Además recomendaba a los festivales que no inviten a ciertas películas argentinas… Entonces creo que no es con Campanella, me da la sensación que pasa más porque la gente a veces tiene un pensa

miento fachista. Esto me preocupa ya no como actor, más bien como persona. Y no, no creo que haya «anti nada», ni siquiera Campanella es tan importante. Para mí es importante porque somos amigos hace más de veinte años. Pero es un director de cine, talentoso si querés y exitoso. Si alguien inicia una campaña contra él, hablaría mal de ese alguien.

– Con Juan José Campanella y Ricardo Darín ya vienen trabajando en varias películas. Son una especie de clan que, según lo que ha dicho el propio Campanella, mientras filman la pasan bomba.

– Cuando uno se conoce de joven… ¡huy! Qué mal esa frase, borrala ya. Bueno, éramos jóvenes y teníamos los sueños por delante. Cada emprendimiento, con Fernando Castecs también, porque somos muy amigos, es un juego, una fantasía, un sueño a cumplir. Si además se concreta, genial. Con el tiempo no hemos perdido ese sentimiento y creo que eso vale. Después todo puede salir bien o mal, a la gente le puede gustar o no, pero nosotros lo emprendemos como los chicos cuando van a jugar a la pelota. Igual todos hacemos cosas por separado también…

-De hecho ahora vos y Campanella están con una miniserie…

– Sí, «Vientos de agua», con trece capítulos que filmaremos con Telecinco de España que habla de la ida y vuelta a España de la inmigración argentina. Esto se verá en el 2006.

– Y ahora te veremos en la tele con «Historias de sexo de gente común»…

– Nos incorporamos Silvia Kutica y yo. Somos la tercer pareja. Son personajes complejos y está bueno el programa, con su estética cinematográfica. Hacer tele me divierte mucho. En realidad siempre me divierte contar historias, como cuando era chico…

– Y para ver, por ejemplo en el festival, ¿qué historias querés que te cuenten?

– Bueno vine por poco tiempo pero me interesa por ejemplo la comedia española «Inconscientes» que está en competencia. Algo de cine asiático o latinoamericano. No me interesan por ahí las de ciencia ficción, no me divierte.

– ¿Querés decir algo más?

– Bueno quería hablar mal de algunos colegas… (risas)


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios