Alta incidencia de marihuana y cocaína en la región

Neuquén y Río Negro, sobre la media nacional. Encuesta abarca hombres y mujeres de 16 a 65 años.

BUENOS AIRES (ABA).- Los índices de consumo de sustancias psicoactivas en la región son alarmantes. El 2,6% de los habitantes de Neuquén y el 2,2% de Río Negro probó alguna vez cocaína, con lo cual las provincias quedan en el tercero y quinto lugar, respectivamente, a nivel país.

Los números también son altos en cuanto al consumo de marihuana: el 9% de los habitantes de Neuquén la probó, quedando en el tercer lugar, detrás de la Ciudad de Buenos -encabeza la mayoría de las estadísticas- y Tierra del Fuego.

El sondeo muestra que la región está por encima del promedio de los argentinos en marihuana (7,2%), cocaína (2%) y tabaco (52,5% del país).

Los fumadores en Neuquén llegan al 56,4% y los de Río Negro al 53%. A su vez, el sondeo indica que 76,1% de los neuquinos y el 73,1% de los rionegrinos tomó alcohol.

Los datos se desprenden de la Encuesta Nacional sobre Prevalencias de Consumo de Sustancias Psicoactivas 2008, realizado entre el 26 de abril y el 6 de junio últimos en localidades de 5.000 y más habitantes de entre 16 y 65 años de todo el país.

El objetivo del gobierno es saber cuánto y qué tipo de estupefacientes consumen los argentinos, con una firme intención de fondo: elaborar, antes de fin de año, una ley para despenalizar el consumo.

Actualmente el Código Penal penaliza la tenencia de drogas para consumo personal. El problema es que la mayoría de las causas de drogas recaen en usuarios, cuyos expedientes terminan en la nada o derivan en un tratamiento. El proyecto del gobierno apunta a brindarles tratamiento de rehabilitación a los adictos, concientizar y prevenir a los potenciales consumidores, y que sea el sistema penal el que se enfoque en los traficantes y lavadores de dinero. «No hay que condenar al adicto ni tratarlo como un criminal sino perseguir al que vende la sustancia», señaló la presidenta Cristina Fernández de Kirchner durante la presentación de la encuesta que se realizó anteanoche.

El ministro de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos, Aníbal Fernández, se esforzó por remarcar que la encuesta, realizada a 51.000 personas, mostró cifras menores y de escasa relevancia. «La Argentina no es un paraíso del consumo de drogas -afirmó Fernández-. Muchos de los lenguaraces que opinan debería callarse la boca».

Resulta que desde otros sectores, incluso oficiales como la Secretaría de Lucha contra las Drogas y el Narcotráfico (Sedronar), a cargo de José Granero, los números son diferentes.

Este organismo informó que en el 2006 el 15,8% de los encuestados había consumido marihuana y el 7,9% cocaína. Mientras que según el reciente sondeo guiado por el Ministerio de Justicia, el 7,2% de los consultados consumió marihuana y el 2% que probó cocaína.

Los especialistas de ambos organismos dicen que estas diferencias se deben a «diferentes metodologías». Por lo bajo, unos aseguran que la Sedronar infla los números para que el problema parezca más grave de lo que realmente es para así justificar su existencia y su presupuesto.

La réplica es que el gobierno minimiza los números para justificar su política de despenalización, haciendo hincapié en que se trata de un problema de salud.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios