ANÁLISIS: "No me apuren"



Rindiendo fidelidad a su promesa de no hablar por ahora de sus pretensiones presidenciales para 2011, e inocultablemente molesto con la vocera de su proyecto político, la compañera de bancada Roxana Latorre, por haberle facilitado al kirchnerismo el trámite para aprobar una vez más las facultades delegadas que tanto resiste el campo, el senador Carlos Reutemann, cortó de cuajo a quienes pretendien "apurarlo", entre otros el ex mandatario Eduardo Duhalde e importantes figuras del establishment económico, con quienes estuvo cenando días pasados.

"Si algunos sectores quieren tener ya una figura que hegemonice las posturas contrarias a (Néstor) Kirchner, que busquen por otro lado... así no soy candidato", dijo "Lole" en esa comida privada de la que también participaron "presionandolo" dirigentes del peronismo que están en la vereda opuesta al gobierno de Cristina Fernández. A tales desventuras, se sumó la actitud inconsulta de su hasta aquí principal escudera en el Congreso, a la que en privado llegó a calificar como "la mayor traición política" sufrida en su vida. Verónica, esposa de Reutemann, convertida hoy en su principal escudo y espada, reflejó en su página de Facebook, el sentir del lacónico senador: "RL out" (Roxana Latorre, afuera). Al "Lole" le soportó insoportable que quienes lo cuestionan, e incluso amigos como el dirigente agrario Eduardo Buzzi, hayan puesto en duda su rompimiento definitivo con el kirchnerismo.Es de prever que Reutemann vuelva a encerrarse en su habitual parquedad y que mande a "otros" laderos (que no son muchos) a que le pongan el cuerpo a las presiones de los grupos de poder que consideran que debe lanzarse inmediatamente para generar una esperanza en el peronismo y clausurar la etapa de Kirchner.

"Un lanzamiento en estas circunstancias resultaría prematuramente letal", opinó "Lole" y le devolvió la pelota a Duhalde, descolocándolo. Su definición en el mejor de los casos, no se producirá, hasta bien entrado 2010. (ABA)

 

ARNALDO PAGANETTI

apaganetti@rionegro.com.ar


Comentarios


ANÁLISIS: "No me apuren"